El doble filo de los test de anticuerpos de las farmacias: "Sólo podría ser útil en personas que han tenido síntomas"
Cyl dots mini

El doble filo de los test de anticuerpos de las farmacias: "Sólo podría ser útil en personas que han tenido síntomas"

Miguel Marcos, internista en el hospital

Miguel Marcos, internista en el Complejo Asistencial de Salamanca, advierte de que sus resultados no sirven para el diagnóstico definitivo de la enfermedad.

Los test rápidos para Covid ya son una realidad en las farmacias de Salamanca. Se trata de pruebas de detección de anticuerpos que se dispensan bajo prescripción médica (con receta) y ofrecen un resultado en 10 minutos, tras un pinchazo en la yema del dedo, funcionan de forma similar a un test de embarazo.

 

Pero, ¿Son fiables estos test serológicos?, ¿Cuál es la diferencia con una prueba de antígenos? A continuación, Miguel Marcos, médico internista en el Complejo Asistencial de Salamanca, resuelve algunas de las dudas: "La única situación en la que podría ser útil ('podría') es en una persona que ha tenido síntomas típicos de Covid-19".

 

 

 

Al parecer, y según RTVE.ES no son un pasaporte de seguridad absoluto. Los test tienen una eficacia de más del 90 %, según el fabricante, pero es importante utilizar el test para las situaciones adecuadas. Así, estas pruebas no son apropiadas para personas con síntomas, que piensen que pueden tener activa la infección.

 

"Si hay sospecha de infección activa los tests apropiados son los test de antígenos o la PCR. Estas pruebas no se venden en farmacias". Esta prueba solo detecta si hay anticuerpos, es decir, si se ha pasado la enfermedad (se hayan tenido o no se hayan tenido síntomas).

 

Detecta si tenemos dos tipos de anticuerpos, los IgM y los IgG. Los IgM son una respuesta que tiene nuestro cuerpo a los pocos días de estar en contacto con el virus. En ese momento puede aparecer un anticuerpo IgM positivo, pero hay que tener cuidado porque estos tests de anticuerpos rápidos con frecuencia dan falsos positivos o negativos, de forma que no es fiable del todo. En todo caso, si aparece un resultado de IgM positivo el médico que ha pedido la prueba tendrá que valorar solicitar una PCR para descartar infección activa en función de los síntomas y la situación del paciente.

 

"En cambio, si el resultado es IgG positivo con IgM negativo, lo que nos indica la prueba es que probablemente hayamos pasado la infección y la hemos superado". Los problemas en este caso es que hay pacientes que han superado la infección y no tienen IgG positiva y también que puede haber algún caso de falsos positivos (IgG positiva sin haber tenido la enfermedad) por lo que si no se han tenido síntomas previos hay que tener precaución para interpretar el test y debe hacerse siempre revisando la historia clínica del paciente. Hay que recordar que estos tests deben utilizarse bajo prescripción de un médico, que es el que valorará todos estos aspectos.

 

Los autotest rápidos para detectar anticuerpos no son apropiados para personas con síntomas, que piensen que pueden tener activa la infección. Si una persona ha estado en contacto con un positivo o tiene una sospecha de infección por síntomas, no es adecuado ese tipo de test y se debería recurrir a una PCR, que detecta el material genético del virus, o a un test de antígenos. 

 

¿Cuál es la diferencia con un test de antígenos?

En los test de antígenos, según RTVE.ES, de manera similar a la PCR, se recoge una muestra del paciente con un bastón con un hisopo. A partir de ello, se detectan proteínas específicas, conocidas como antígenos, que se encuentran en la superficie del virus. Estos antígenos actúan como marcadores, puesto que indican la presencia de una infección activa.

 

Pasados unos minutos, el resultado aparece en el mismo dispositivo donde se ha depositado la muestra, que previamente ha entrado en contacto con un reactivo. Al igual que sucede con las pruebas PCR, los test de antígenos detectan a aquellas personas que en ese momento están desarrollando la enfermedad y son potencialmente contagiosas.

 

Por tanto, hay que saber que el test de anticuerpos no vale para saber si tienen el virus activo o no lo tienen y un test negativo no es una garantía para ver a su familia o ser inocuo en las relaciones con los demás. Un test de anticuerpos positivo, dado el pequeño riesgo de reinfección o de llevar el virus en la garganta, tampoco asegura que no pueda ser contagioso.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario:

Noticias relacionadas