El día que 'Quini' faltó en el Helmántico
Tribuna mini Saltar publicidad
Asanz 600x800 file
Cyl dots mini

El día que 'Quini' faltó en el Helmántico

Enrique Castro 'Quini' en un partido. Foto: EP

El secuestro del legendario delantero se notó en el paso del Barça por Salamanca en marzo de 1981.

El secuesto del legendario 'Quini', fallecido este día 27 de febrero, fue un enorme mazazo para el que era su equipo, el FC Barcelona. El conjunto blaugrana había logrado su fichaje tras varios intentos en los que el Sporting se acogió a su derecho de retener al jugador, pero aquella temporada 80/81 ya estaba en sus filas. En junio de 1980 los 82 millones de pesetas pagados por el club que dirigía Josep Lluís Núñez acabaron con la resistencia esportinguista.

 

Quini conservaba aquella temporada su olfato goleador y, de hecho, acabó la temporada como 'Pichichi' de la Liga con 20 goles a pesar de un acontecimiento que marcó su vida y el rendimiento de su club aquella campaña. El 1 de marzo de 1981, tras haberle marcado dos goles al Hércules en la victoria por 6-0 del FC Barcelona, el delantero asturiano fue secuestrado.


Los secuestradores pidieron por su rescate 350 millones de pesetas. La policía española, en colaboración con la suiza, detuvo a uno de los sospechosos al identificarle como titular de la cuenta secreta en la que se iba a hacer el ingreso y 25 días después fue liberado en Zaragoza, y detenidos el resto de secuestradores. Pero mientras duró su cautiverio, el rendimiento del Barça cayó en picado. Jugó tres partidos, con dos derrotas y un empate, y en todos los casos se percibió que el ánimo de la plantilla estaba bajo mínimos.

 

Una de aquellas derrotas en ausencia de 'Quini' fue en el estadio Helmántico el 15 de marzo. Llegó el Barça a Salamanca para enfrentarse a la que, probablemente, ha sido la mejor  UDS de la historia. La alineación fue: Antonio, Pedraza, Bustillo, Peñín, Corominas, Enrique, Izo, Pepe, Corchado, Brizzola y Teixidó. En frente, el FC Barcelona con, entre otros, Artola, Alexanco, Simonsen, Schuster o Esteban, pero sin su 'Pichichi'.

 

La crónica de Mundo Deportivo (que se puede consultar en la web) habló de una actuación "deplorable" del Barça, sin justificación, y apunta como responsables a todos los jugadores y al entonces entrenador, el mítico Helenio Herrera. "Sin Quini el Barça es otro muy distinto, una sombra en pena, un equipo sin rumbo", decía el autor de la crónica, J. Díez Serrat. También se reconocía el buen partido de una UDS ya descendida a Segunda tras haber estado en la élite desde la 74/75 y a la que volvería fugazmente.

Noticias relacionadas