El Día de la Banderita deja más de 24.000 euros pese a la crisis

La plaza de España, la calle Toro, el Ayuntamiento..., no importaba el lugar, lo prioritario en el Día de la Banderita, que se celebró ayer, era participar, en la medida de las posibilidades de cada uno, en la labor humanitaria que realiza Cruz Roja, a pesar de la situación económica delicada que atraviesa el país en estos momentos.
MARÍA SÁNCHEZ

A pesar de la mala época, la recaudación monetaria alcanzó a día de ayer los veinticuatro mil euros, solamente en lo recogido en las mesas durante la jornada, ya que a esta suma hay que añadir el dinero que los alumnos de dieciocho colegios salmantinos entregarán a lo largo de la semana, así como los donativos recogidos en los centros comerciales Carrefour y Tormes, lo que conllevará un total de cerca de cinco mil euros más.

Aunque sería una cifra inferior a la del año pasado (31.195 euros), ya que este año, como mucho se alcanzarán los 29.000 euros, según el presidente de Cruz Roja en Salamanca, Jesús Juanes, “se trata de una cifra muy importante y estamos muy orgullosos de la respuesta de la ciudad, como siempre”.

Veintinueve fueron las mesas que, plagadas de buenas voluntades y grandes corazones, recogieron los donativos de los ciudadanos, como en el caso de los voluntarios de la Asesoría Pereña, que apostados en la plaza de España comentaron que: “a primera hora había poca gente, pero a partir de mediodía hemos notado un aumento en las donaciones”, aseguró Nieves García.

La respuesta fue de lo más positiva, ya que según afirmaron los voluntarios que se echaron a la calle, como Elena o Carmen, que pasaron toda la mañana en la zona del Ayuntamiento, “la gente sigue contribuyendo como puede, algunos incluso con billetes”, o como en el caso de Teresa y Lydia, de tan sólo 12 años, que aseguran, mientras van de un lado a otro hucha en ristre que, de esta manera, “conseguimos más dinero que en las mesas. Las huchas se llenan pronto”.

Para Jesús Juanes, presidente de Cruz Roja en la provincia, “ha sido un día muy bonito y en el que, además del objetivo económico, hemos conseguido que los salmantinos conocieran en qué empleamos el dinero que generosamente aportan”, ya que aparte de las flores, todos aquellos que se animaron con los donativos recibieron un pequeño tríptico con la memoria de actividades del año pasado. El Día de la Banderita se ha caracterizado en mayor medida, además de por el blanco solidario de las margaritas que lucían los viandantes, por los agradecimientos y la generosidad.