El detenido por la desaparición de Marta Calvo confiesa que la descuartizó y la arrojó en contenedores

Casa de Manuel desde la que envió la ubicación la joven desaparecida

El hombre que se ha entregado esta mañana a la Guardia Civil y que era el principal sospechoso en la desaparición de la joven Marta Calvo ha confesado que la mató y la descuartizó. 

Jorge Ignacio T. J., el sospechoso de la desaparición de Marta Calvo ha confesado que descuartizó el cadáver de la joven de 25 años y tiró las partes por diversos contenedores.

 

Los especialistas de la Guardia Civil han salido con Jorge Ignacio P.J. de las dependencias del Instituto Armado en Carcaixent, el municipio cercano a Manuel donde se entregó voluntariamente esta madrugada y donde se autoinculpó de la muerte de esta mujer de 25 años. Las citadas fuentes piden cautela porque la declaración tiene que ser refrendada con un abogado y porque la prioridad ahora es encontrar el cuerpo de la joven.

 

Durante la mañana la Delegación del Gobierno en la Comunitat Valenciana mantenía como principal hipótesis que la joven sufrió una "agresión física" que "podría haber conllevado su muerte violenta", según ha informado el delegado, Juan Carlos Fulgencio, en una rueda de prensa.


 

Alrededor de 150 efectivos reanudaron este martes la búsqueda de Marta Calvo, desaparecida desde principios del mes de noviembre cuando quedó por internet con un hombre y comunicó a su madre por Whatsapp su ubicación en la localidad valenciana de Manuel.
 

En la búsqueda, que abarca este término municipal y alrededores, participan efectivos de la Unidad Militar de Emergencias, después de que este lunes la Guardia Civil pidiera al Gobierno su activación.
 

Los agentes han registrado estos días tanto la vivienda en Manuel del principal sospechoso como otra en la que había vivido en l'Olleria. Asimismo, localizaron un vehículo de su propiedad que había intentado que fuera desguazado y que también ha sido analizado en busca de pistas.

 

De origen colombiano, de 38 años y con antecedentes delictivos por narcotráfico, Jorge estaba en paradero desconocido desde que el pasado 7 de noviembre se perdiera la pista de la joven, de 25 años, que se había citado con él por Internet. Su rastro se perdió el día 12 cuando acudió a la localidad de Puig para que un amigo le desguazara el coche porque "tenía problemas". Al parecer, ha desistido en su huida tras mantener contacto con su familia y ha confesado su participación en la desaparición de Marta.