El desahogo de un taxista con una usuaria tras pasar 11 días en la UCI por Covid: "Pensé que no salía"
Cyl dots mini

El desahogo de un taxista con una usuaria tras pasar 11 días en la UCI por Covid: "Pensé que no salía"

Parada de taxis en la calle de Duque de la Victoria.

Una usuaria relata el duro testimonio de un taxista de Valladolid tras pasar el Covid. "Para el coche, detiene el taxímetro y se echa a llorar y a pedirme perdón. Le digo que no se preocupe. Me dice que no le desearía pasar por algo así ni a los negacionistas". 

El Covid ha dejado secuelas a todos. Cada día son más los testimonios de personas jóvenes que pretenden dar a conocer su historia y tratan de concienciar de la gravedad y el peligro al que todavía estamos expuestos. Es el caso de un taxista en Valladolid, se encuentra realizando su jornada habitual, pero su vida no es la misma de antes. 

 

Así lo ha explicado una usuaria en Twitter. Consternada y sin esperar al subir al vehículo lo que iba a ocurrir poco después, dejarla con el "corazón en un puño". Asegura que el taxista parecía relativamente joven. "Probablemente poco mayor que yo. Con este calor, llevaba el aire acondicionado puesto".

 

La mampara "no dejaba circular el frío todo lo que este día de 35° necesitaba. Ha intentado disculparse y dar explicaciones diciendo que prefería, sobre todo, mantener la seguridad sanitaria en su vehículo porque él mismo había pasado 11 días en la UCI por Covid". 

 

Según él, jamás pensó que, "siendo joven, deportista, delgado y no fumador le fuera a suceder algo así, pero le pasó justo en la primera ola y su estancia junto a compañeros a los que veía morir cada día sin poder recibir visitas fue terrible. Además, estaban los dolores: neumonía".

 

Dolor de cabeza, muscular, agotamiento físico y neblina mental, incapacidad de levantarse para absolutamente nada. "Ni siquiera para mover un dedo con el que descolgar un teléfono. Mientras empeoraba, veía mejorar a algunos y a otros no volver. Pensó que no salía de aquello". 

 

En un momento dado, para el coche, "detiene el taxímetro y se echa a llorar y a pedirme perdón. Le digo que no se preocupe, que lo entiendo y que se tome el tiempo que necesite. Me dice que no le desearía pasar por algo así ni a los negacionistas. Y que quiere que le vacunen ya", ahonda. 

 

Al llegar al destino le pide disculpas y le explica que "ahora tiene secuelas psicológicas con las que no puede lidiar porque tiene miedo de todo, pero que algo tiene claro y es que no va a volver a perder el tiempo con cosas que no quiere hacer y con gente poco agradecida".

 

La usuaria le dice que es una buena conclusión. "Me pide perdón de nuevo y le pago una cantidad insignificante porque hace tiempo que no ha querido reiniciar el contador. Me da las gracias y se las devuelvo por haberme contado algo así… He llegado a la oficina con la piel de gallina".

Comentarios

Egoístas 12/06/2021 10:21 #3
Alguien tendrá que calcular los contagios que han provocado los taxistas con su incumplimiento constante del uso de la mascarilla. Pese a que tienen la obligación de estar TODO EL TIEMPO que dure su jornada de servicio con ella puesta, la mayoría se la quitan en el interior del vehículo cuando están solos. De poco sirve que un taxista contagiado se ponga la mascarilla cuando accede el viajero al vehículo. Lleva mucho tiempo exhalando sus aerosoles en un cubículo ínfimo. Y que yo sepa nadie les ha multado; ni siquiera reprendido....
clara 10/06/2021 16:04 #2
Hagan un reportaje sobre las listas de espera en las consultas de psicología y psiquiatría, veríamos que mucha gente no ha salido más fuerte.
Lenny Cole 10/06/2021 12:01 #1
Faltan aliens

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: