El derribo de un edificio del siglo XIX en el centro histórico de Salamanca que colea doce años después
Cyl dots mini

El derribo de un edificio del siglo XIX en el centro histórico de Salamanca que colea doce años después

Catálogo Edificios de Interés

La construcción de un nuevo edificio en un solar del corazón de la ciudad patrimonio saca a la luz una demolición que ahora impide reconocer los valores de lo que fue una construcción protegida.

La presencia en el centro de Salamanca de numerosos edificios protegidos condiciona las actuaciones urbanas. Existe un elevado número de construcciones incluídas en el catálogo de edificios de interés y a los que se brinda una protección que asegura la conservación de sus valores, recogidos en una ficha que marca lo que se puede y no puede hacer, aunque no siempre es así.

 

Es el caso de un edificio protegido en una de las calles más céntricas del casco histórico y en el que el debate sobre la conservación de sus valores colea a pesar de que fue derribado hace nada menos que doce años. Se trata del pequeño edificio del número 24 de la calle Meléndez, a un paso de la Clerecía y la calle Compañía, unos metros distante de la Casa de las Conchas, en el corazón de la Salamanca patrimonio de la humanidad. Un edificio que, como lo conocíamos, ya no existe, pero sobre cuya conservación todavía se toman decisiones.

 

El asunto se remonta a julio de 2009 cuando la comisión territorial de Patrimonio autoriza una intervención que incluye derribo de este edificio. Se trata de una construcción datada en su ficha a comienzos del siglo XIX y cuyas características constan en una ficha del catálogo de edificios de interés del Ayuntamiento de Salamanca. Destaca como ejemplo de arquitectura doméstica de elemental composición y tipología muy frecuente en esta característica calle. Se señala el alero de madera, los revocos de cal y la rejería de su fachada. Tiene unos 214 metros según el PGOU, que ya contempla el dato de la nueva construcción ejecutada en 2020. En la imagen de la ficha se puede observar su aspecto cuando fue protegido.

 

Sin embargo, dos años después de la autorización para ser intervenido, en agosto de 2011, se declara ruina y se ordena su demolición. El solar había pasado todo este tiempo en ese estado en un lugar privilegiado. Y va a estar casi una década vacío, hasta que en 2019 se concede licencia para construir un nuevo edificio con dos apartamentos y local en planta baja, y posteriormente la propiedad solicita permiso para modificar la fachada en planta baja. Y surge la duda: ¿a qué aspecto ajustarse?

 

En marzo de este año, la comisión de Patrimonio informa favorablemente el proyecto básico por considerar que mejora la imagen del centro histórico; sobre la planta baja, se declara que se desconoce cómo estaba resuelta porque la imagen de la ficha de protección podría no corresponder con su aspecto original. Ante esta situación, se permite que la intevención sea armónica con el resto de la calle y se autoriza la modificación final de la fachada en planta baja.

 

Sin embargo, todo ello contraviene lo marcado en su ficha de protección. Como se puede observar, permite la restauración estructural y el mantenimiento de fachada y elementos originales, así que no podría hacerse nada que no respetara su aspecto origional. El problema es que ahora mismo es imposible saber a qué ajustarse porque el edificio fue derribado hace más de una década y Patrimonio considera que la ficha oficial no se ajustaría al aspecto original.

 

El resultado, que el centro de Salamanca se libra de un solar vacío, pero por el camino ha perdido un poco de su tipismo. Y abre una delicada puerta: la de no dar por válidas las fichas que salvaguardan los valores de sus edificios protegidos: de hecho, en un informe municipal se dice que la ficha puede quedar como está y actualizarse en su día... cuando se revise el catálogo de edificios protegidos.