El depósito del agua se convierte en un mirador gracias a 60.000 euros

Renovación. El Ayuntamiento dedica 50.000 euros para acondicionar las instalaciones por dentro y cambiar la ubicación del sondeo.
F. M. M.

El depósito del agua de La Maya se ha convertido en un mirador desde el que se puede ver todo el municipio e, incluso, en los días claros la parte superior de Alba de Tormes, y sigue teniendo su uso original como contenedor de agua, eso sí mejorado.

Gracias a una subvención del Plan de Sequía por un importe de 50.000 euros, el Consistorio deLa Maya ha realizado varias actuaciones de mejora en el depósito del agua, tales como impermeabilización y jarreo del exterior, renovación del techo, impermeabilización de los dos vasos, cambio de llaves de paso oxidadas y mejora de las tuberías. Además, han colocado un clorador electrónico que tiene un precio de 6.000 euros y garantiza en todo momento la potabilidad del agua.

El depósito del agua se construyó en 1960 en la parte más alta del municipio, en la calle Cuesta Chica, con dos departamentos con ventilación natural y una capacidad para 75 metros cúbicos.

Este depósito se llenaba por el sistema de captación. Un pozo recogía el agua pluvial por filtración y el agua sobrante de los canales de regadío de la zona. Con dos bombas, se elevaba el líquido hasta el depósito y desde allí por gravedad llegaba a todos los hogares.

Después de un “minucioso estudio”, según explica el alcalde deLa Maya, Francisco Benito, comprobaron que el agua podía contener en ocasiones elementos nocivos para la salud al llegar en menor cantidad, ya que el regadío de La Maya se ha mejorado y el agua en vez de ir por los canales viejos ahora se distribuye por un entubado estanco y sin posibilidad de pérdida.

Por ello, “decidimos hacer un nuevo sondeo más próximo al depósito –unos 20 metros– y la captación de agua se realiza a 200 metros de profundidad con lo que está más depurada y economizamos más en energía al estar más cercano al depósito del agua”, explica el alcalde.

El depósito tiene una radioantena que envía una señal a la bomba de succión del pozo cuando está bajo de nivel y le avisa para que cese de bombear agua cuando alcanza el nivel óptimo. La elevación del agua también ha mejorado, ya que se hace a través de un tubo de fibrocemento por lo que es más higiénico y tiene menos pérdidas de agua.

El alcalde de La Maya se muestra satisfecho con esta actuación, “ya que tanto la infraestructura como el agua estaban cada día peor y teníamos muchas averías, con lo que supone de coste”. Asegura que anteriormente a esta actuación, que todavía no ha sido inaugurada, había una avería al mes, y “ahora llevamos más de un año sin ninguna”. Concluye afirmando que era una obra “imprescindible” porque el agua tiene que ser saludable.

Otro de los problemas que tenía el depósito estaba en el techo, ya que no estaba bien impermeabilizado y cuando llovía se filtraba el agua con suciedad. Ahora ya no pasa.