El deportista salmantino, Alexis Rodríguez, se enfrenta a su inhabilitación de por vida y a una multa de hasta 12.000 euros

Alexis Rodríguez, en una competición disputada en Salamanca (Foto: Archivo Tribuna)

La nueva Ley de protección de la salud del deportista y lucha contra el dopaje en la actividad deportiva marca este tipo de sanciones en su lucha por perseguir esta práctica en el deporte y el tráfico con sustancias estupefacientes.

 
RESPONSABILIDAD DEL DEPORTISTA Y SU ENTORNO
 
 
- Los deportistas incluidos en el ámbito de aplicación del capítulo I del título II
deberán mantener una conducta activa de lucha contra el dopaje y la utilización de
métodos prohibidos en el deporte y deben asegurarse de que ninguna sustancia prohibida
se introduzca en su organismo, siendo responsables cuando se produzca la detección de su presencia en el mismo en los términos establecidos en esta Ley.
 
 
- Los deportistas, sus entrenadores federativos o personales, directivos, así como
los clubes y equipos deportivos a los que esté adscrito el deportista, responderán del
incumplimiento de las obligaciones impuestas en materia de localización habitual de los
deportistas.
 
 
- Los deportistas, sus entrenadores, médicos y demás personal sanitario, así como
los directivos de clubes y organizaciones deportivas, responderán de la infracción de las
normas que regulan la obligación de facilitar a los órganos competentes información
sobre las enfermedades del deportista, tratamientos médicos a que esté sometido,
alcance y responsable del tratamiento, cuando aquél haya autorizado la utilización de tales datos. De igual forma, responderán por el incumplimiento de las obligaciones impuestas por las autorizaciones de uso terapéutico o del incumplimiento de la obligación de solicitarla.
 
 
- Lo dispuesto en este precepto se entiende sin perjuicio de las demás obligaciones y del régimen sancionador establecidos en la presente Ley

La Ley de Protección de la Salud del deportista y lucha contra el Dopaje data del año 2013; en concreto, se publicó en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el 21 de junio de ese mismo año, y recoge las sanciones y las infracciones que pueden 'caerle' a los infractores.

 

Así, el salmantino Alexis Rodríguez se enfrenta a su inhabilitación de por vida y a una multa de hasta 12.000 euros, tal y como recoge la Ley aprobada en junio de 2013 y que reza lo siguiente:

 

SANCIONES A LOS DEPORTISTAS

 

Las infracciones tipificadas como muy graves en el apartado 1 del artículo 22 serán sancionadas del siguiente modo:

 

1. Por la comisión de las infracciones muy graves previstas en la letra a), b), c), d), e), f), l), m) y n) del apartado primero del artículo 22, se impondrá la suspensión de licencia federativa por un período de dos años, y multa de 3.001 a 12.000 euros.

 

2. Por la comisión de las infracciones muy graves previstas en las letras g), h), i), j) y k) del apartado primero del artículo 22, se impondrán las sanciones de suspensión de licencia federativa por un período de cuatro años a inhabilitación de por vida para obtener la licencia y multa de 3.001 a 12.000 euros.

 

2. Las infracciones tipificadas como graves en el apartado 2 del artículo 22 serán sancionadas del siguiente modo:

 

- Por la comisión de las infracciones graves previstas en las letras a) y c) del apartado segundo del artículo 22 de esta Ley, se impondrá la sanción de uno a dos años de suspensión de licencia federativa y multa de 1.500 a 3.000 euros. El período de suspensión será de un mínimo de un año y de un máximo de dos años. La determinación se hará teniendo en cuenta el grado de culpabilidad del deportista con aplicación de lo dispuesto en el artículo 27 de esta Ley.

 

- Por la comisión de las infracciones graves previstas en la letra b) del apartado segundo del artículo 22 de esta Ley, se impondrá la sanción de apercibimiento o suspensión de licencia federativa hasta de dos años y multa de 1.500 a 3.000 euros. En estos casos será necesario que concurran las circunstancias descritas en el párrafo segundo de la letra b) del apartado segundo del artículo 22 de esta Ley

 

INFRACCIONES MUY GRAVES

 

A los efectos de la presente Ley, se consideran como infracciones muy graves:
 
- El incumplimiento de las obligaciones a que hace referencia el artículo anterior, que dé lugar a la detección de la presencia de cualquier cantidad de una sustancia prohibida, o de sus metabolitos o marcadores, en las muestras físicas de un deportista. Sin perjuicio de lo anterior, la lista de sustancias y métodos prohibidos prevista en el artículo 4 de esta Ley podrá prever un límite de cuantificación para determinadas sustancias o criterios especiales de valoración para evaluar la detección de sustancias prohibidas.
 
 
- La utilización, uso o consumo de sustancias o métodos prohibidos en el deporte.
 
 
- La resistencia o negativa, sin justificación válida, a someterse a los controles de dopaje, dentro y fuera de la competición, así como la obstrucción, no atención, dilación indebida, ocultación y demás conductas que, por acción u omisión, eviten, impidan, perturben o no permitan realizar controles de dopaje en la forma prevista en esta Ley. A los efectos de lo dispuesto en el párrafo anterior, además de por la realización de cualquiera de las conductas en él indicadas, se considerará de modo particular que se ha producido la infracción siempre que cualquier deportista evite voluntariamente, por acción u omisión, la recogida de muestras a que estuviese obligado a someterse.
 
- La colaboración o participación, en la utilización de sustancias o métodos prohibidos.
 
 
- La alteración, falsificación o manipulación de cualquier elemento de los procedimientos de control de dopaje.
 
 
- La posesión por los deportistas o por las personas de su entorno, ya sea en competición o fuera de competición, de sustancias prohibidas en dichos ámbitos o de los elementos necesarios para la utilización o uso de métodos prohibidos, cuando se carezca de una autorización de uso terapéutico para su administración o dispensación, o de otra justificación legal o reglamentariamente calificada como suficiente. La tenencia de una autorización de uso terapéutico no excluirá la comisión de la infracción si las personas responsables disponen de una cantidad de sustancias o métodos prohibidos tan superior a la que correspondería al simple uso que ampara las autorización indicada, que pudiera razonablemente suponerse que están dirigidas al tráfico previsto en la letra i) del apartado primero de este precepto.
 
 
- La administración, dispensa, ofrecimiento, facilitación o el suministro a los deportistas de sustancias prohibidas o de la utilización de métodos prohibidos en la práctica deportiva, ya se produzcan en competición o fuera de competición.
 
 
- La promoción, incitación, contribución, instigación o facilitación de las condiciones para la utilización de sustancias prohibidas o métodos prohibidos.
 
 

- El tráfico de sustancias y métodos prohibidos.

 

- El incumplimiento de las obligaciones establecidas en el artículo 19 en relación con la confidencialidad de la planificación.

 

- El quebrantamiento de las sanciones impuestas conforme a esta Ley.

 

- El intento de comisión de las conductas descritas en las letras b), e), g) e i) d) este apartado, siempre que en el caso del tráfico la conducta no constituya delito.

 

- El depósito, comercialización o distribución, bajo cualquier modalidad, en establecimientos dedicados a actividades deportivas, de productos que contengan sustancias prohibidas por ser susceptibles de producir dopaje.

 

- La incitación al consumo, en establecimientos dedicados a actividades deportivas, de productos que contengan sustancias prohibidas por ser susceptibles de producir dopaje.

 

INFRACCIONES GRAVES

 

- El incumplimiento de las obligaciones relativas a la presentación de información sobre localización o relativas a la disponibilidad del deportista para realizar los controles en dicha localización, en los términos previstos en su normativa reguladora. Se considerará que existe infracción cuando el deportista haya faltado a las obligaciones en materia de localización en tres ocasiones durante un plazo de dieciocho meses.

 

- Las conductas descritas en las letras a), b), y f) del apartado anterior, cuando afecten, versen o tengan por objeto sustancias identificadas en el artículo 4.2.2 del Código Mundial Antidopaje y en la lista prevista en el artículo 4 como «sustancias específicas». Para que pueda considerarse que estas conductas son infracciones graves será necesario que el infractor justifique cómo ha entrado en su organismo la sustancia o la causa que justifica la posesión de la misma y que proporcione pruebas suficientes de que dicha sustancia no tiene como fin mejorar el rendimiento deportivo o enmascarar el uso de otra sustancia dirigida a mejorar dicho rendimiento. El grado de culpa del posible infractor será el criterio que se tenga en cuenta para estudiar cualquier reducción del período de suspensión.

 

Para que se pueda considerar que las pruebas son suficientes será necesario que el infractor presente pruebas que respalden su declaración y que generen la convicción al órgano competente sobre la ausencia de intención de mejorar el rendimiento deportivo o de enmascarar el uso de una sustancia que lo mejore.

 

- El incumplimiento de las obligaciones relativas a la información sobre tratamientos médicos y a la comunicación que el deportista está obligado a proporcionar a la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte.

 

ENTREVISTA RECIENTE A ALEXIS RODRÍGUEZ: "Se me ha tratado injustamente, estoy localizado 24 horas al día, 365 días al año para cualquier control".

 

SAN SILVESTRE SALMANTINA: Polémica entre los atletas por el 'falso' antidoping anunciado en la San Silvestre.