“El de Tenerife es una final y hay que ganar por más cosas que los tres puntos”

 
ISABEL DE LA CALLE

Al Matador le está costando rematar en este inicio de temporada. Con cuatro goles marcados en 22 jornadas, todos los admiradores de Marcos Márquez y los que en Salamanca sufrieron su puntería cuando venía al Helmántico con Las Palmas piden mucho más al sevillano. Lo cierto es que el ariete unionista es un trabajador nato y su propio entrenador, Óscar Cano, así lo ha asegurado cada vez que ha tenido una oportunidad.

Con el peso que Márquez tiene en el vestuario, su opinión es importante para entender la situación por la que está pasando la UDS después de ocho encuentros consecutivos perdiendo.

¿Había vivido algo similar en su carrera?
No, nunca había estado ocho partidos seguidos sin ganar, la verdad. Pero sí he vivido a lo largo de los años situaciones incluso más complicadas, como era jugarse el ascenso o el descenso en la última jornada de la Liga. En estos momentos, lo mejor es estar tranquilo.

¿Se continúa manteniendo la ilusión en el vestuario por sacar esta situación adelante, o sentís ya cierto bajón de ánimo?
Claro, la ilusión la seguimos manteniendo. Pero no sólo porque es nuestro trabajo, sino porque queremos salir a dar la cara al campo y sabemos que la única forma de salir de esto es con resultados. Si es por actitud, no íbamos a tener ningún problema en empezar a sumar.
¿Cómo encontráis al míster, le han afectado los lógicos rumores de destitución?
Cuando llevas ocho partidos sin ganar, es lógico que se hable de estas cosas y en el fútbol al primero al que se señala es al entrenador. Sin embargo, nosotros estamos a muerte con él. Creo que la única manera de salir de esto es estar todos unidos y confiar en su idea de fútbol. De hecho, a principios de temporada, con su mismo estilo, estábamos peleando en los puestos de play off y todos estábamos tan contentos.

¿Pero coincidirá en que lo de Tenerife es una final?
Sí, eso está claro, es una final. Nos hace falta ganar ya por muchas más cosas que los tres puntos y eso que los necesitamos muchísimo. Pero además nos servirán para recuperar confianza, apaciguar los ánimos de la gente, volver a sentirnos ganadores... Pero sabemos que va a ser un partido muy complicado porque el Tenerife está abajo, pero tiene equipo para hacer mucho daño.

¿Personalmente reconocerá que es complicado para un delantero no encontrar el gol?
Yo no he perdido la confianza en mí mismo porque confío en mí, en mi trabajo de cada semana y sé que los goles acabarán llegando. Además, hay que reconocer que no es que haya fallado ocasiones claras, sino que no generamos lo suficiente como para marcar muchos goles. De hecho, sólo hay que ver que no hay ningún compañero que marque diferencias, llevamos todos más o menos los mismos goles.

Hay críticas para todas las líneas, pero las que se hacen sobre los delanteros siempre van encaminadas al número de goles...

Sí, lo sé y las respeto porque la afición puede estar enfadada por eso. Sólo puedo decir al respecto que la experiencia me dice que no siempre se puede marcar, pero siempre hay que darlo todo en el campo para que lleguen más oportunidades.

Después de estos meses, ¿creen que la baja de Miguel era más importante –deportivamente hablando– de lo que pensaban?
Miguel era un jugador importantísimo para nosotros en todos los sentidos. Sobre todo era capaz de dar un equilibrio importantísimo al equipo. Pero ahora tenemos que pensar de otra manera y creer que jugadores como Héctor Yuste, Endika o Edu Bedia pueden hacer también esa función. Lo que está claro es que sin ganar, no brillamos ninguno. Eso tiene que cambiar.

Apostó a largo plazo por Salamanca, ¿le ha costado adaptarse a otro papel en un nuevo club?
La verdad es que todo influye. Al frío me adapté desde el primer día (risas), pero el cambio de equipo sí que me ha costado un poco porque llevaba cinco años en otro club y otra ciudad con un papel muy importante en el vestuario y ahora debo ir conociendo poco a poco el nuevo club. De todas formas, he de reconocer que cada día me encuentro mejor y eso se notará en todos los aspectos del juego.