El dato que revela la pertinaz sequía en la provincia de Salamanca

Archivo

Llegó a ser efeméride en el Observatorio de Salamanca/Matacán con 2,8 litros por metro cuadrado mientras que en otros sólo se había registrado un valor más bajo en una ocasión.

La comunidad autónoma de Castilla y León registró un mes de mayo "muy seco" y con un balance desigual en las temperaturas registradas entre el oeste y suroeste, con zonas en las que fue "cálido o muy cálido", y el cuadrante noreste, donde llegó a ser frío, con un área intermedia de carácter normal.

 

Además y según explica la Aemet en el Avance Climatológico Mensual recogido por Europa Press, el registro de mayo deja un déficit global en torno al 75 por ciento, con un carácter "muy seco o extremamente seco" en la mayor parte de la Comunidad, y sólo en zonas de extremo Este y Noreste llegó a ser normal, localmente húmedo.

 

Según este informe de la Aemet, en mayo se registraron de media cinco días de precipitación apreciable y con escasas tormentas, todas ellas localizadas en la provincia de Soria y otras zonas del Sureste.

 

Se trata, de hecho, de uno de los meses de mayo con precipitación acumulada más baja, "el más bajo" en función del cómputo de los Observatorios de Castilla y León que llegó a ser efeméride en el Observatorio de Salamanca/Matacán con 2,8 litros por metro cuadrado mientras que en otros sólo se había registrado un valor más bajo en una ocasión. Destaca en este caso el correspondiente a Valladolid puesto que el siguiente valor corresponde al año 1879.

 

De media, se han registrado cinco días de precipitación apreciable y los valores acumulados más bajos (inferiores a un litro por metro cuadrado) se ha registrado en áreas de la Meseta de Salamanca y sólo se han superado los 40 litros por metro cuadrado en zonas de la Cordillera Cantábrica y del Sistema Ibérico, donde destacan los 242 litros por metro cuadrado en las proximidades del Puerto de Trueba (Burgos).

 

Por otro lado, la Aemet explica la diferencia de temperaturas al flujo predominante, enmarcado en el cuadrante Noreste, que propició también una "importante diferencia de insolación" entre ambas zonas, de tal forma que mientras en Burgos y Soria el número de horas de sol fue aproximadamente la mitad de su promedio, en Salamanca superó su valor normal en un 15 por ciento.

 

En concreto, el promedio mensual en la región situó las temperaturas en torno a 0,7 grados por encima del valor esperado, aunque las mínimas estuvieron por debajo de lo normal de manera generalizada, con valores que no oscilaron de manera notable.

 

Las máximas, sin embargo, sufrieron variaciones más relevantes de modo que entre el día 9 y el 15 los valores ascendieron de media 12 grados para descender 14 en los dos días siguientes, a lo que se suman las "importantes diferencias" por zonas. Así, el día 26 en Santa Gadea del Alfoz, en el Norte de Burgos, no se superaron los 13 grados mientras que en Zamora se alcanzaron 29 y en Candeleda (Ávila) 33 grados.

 

El día más cálido fue el 31, cuando se alcanzó un valor máximo de 36 grados en Candeleda y los días más fríos se situaron entre el 17 y el 19 si bien fue el 6 de mayo cuando se registró la mínima más baja, con -4,8 grados en San Pedro Manrique (Soria). De media se registraron dos días de helada.

 

Por último y según este informe de la Aemet, el día 8 de mayo se registraron de manera prácticamente generalizada rachas máximas de viento superiores a 70 kilómetros por hora.