El cuento

DIEGO JALÓN

Hace ya tiempo que el Gobierno del marketing, concebido en su día para ganar el relato al margen de cualquier realidad, formado por ideólogos y asesorado por expertos en comunicación, debería haber dado paso a un gobierno de gestión, centrado en reducir daños, evitar muertes y permitirnos salir de la crisis económica que se avecina en el menor tiempo posible. Desgraciadamente no parece que sea así.

 

Entre decreto y aclaración del decreto, entre chapuza e improvisación, entre torpeza e incapacidad, seguimos viendo las enaguas de un Gobierno empecinado en salir del paso con las únicas armas que parece dominar y que no son otras que las que le llevaron al poder con estrecho margen y aliados indeseables. Las armas de la comunicación y el storytelling, aquellas con las que ha intentado, desde que los ministros prometieron sus cargos, darle la vuelta a la realidad como a un calcetín sudado, para repartir el mal olor entre los demás y arañar puntos de aceptación entre los ciudadanos.

 

Y en el momento actual, lo que le interesa al Gobierno, o a los distintos gobiernos dentro del Gobierno -se acabó eso de una sola palabra con distintas voces- es seguir contándonos un cuento. Y para que nadie se despiste, estos son algunos de los principales ejes de la nueva fábula para tiempos de guerra.

 

En primer lugar, y lo más importante, es explicar y justificar que todo lo que está ocurriendo no es por supuesto culpa del Gobierno. Por ello, así lo hemos visto en todas las intervenciones de Sánchez, se trata de subrayar que esto es una pandemia mundial, que es un virus que afecta a todo el mundo por igual, que no conoce fronteras y que su origen es extranjero. Yo no he sido. Y además, esto no tiene arreglo si no es con la solidaridad de todo el mundo, especialmente de la Unión Europea, que es la que ahora tiene que solucionar el inmenso desastre económico que se nos viene encima.

 

Que no nos vengan ahora los países del norte pidiendo ortodoxia económica y exigiendo condiciones a cambio de dinero. Lo que toca es, como hace Maduro en Venezuela, imprimir billetes como churros y repartirlos con profusión. ¿Quiénes son los holandeses o los alemanes para echarnos en cara que no hemos hecho los deberes en los últimos diez o veinte años en momentos como estos de tragedia mundial? Claro que algunos han llegado hasta aquí sin déficit y con una deuda del 60% de su PIB y otros estamos como estamos. Y si Europa no responde como Sánchez exige -él sí puede exigir, los demás no- pues ya tenemos un culpable si las cosas se tuercen todavía más, lo que es cada vez más probable.

 

En segundo lugar, ya sé que parece contradictorio con lo anterior, da igual, aunque la culpa de esta epidemia no es de nadie y es un problema mundial que no conoce fronteras, que no hemos provocado nosotros, el Gobierno progresista, y que nadie podía prever, los responsables de lo que pasa en España son las comunidades gobernadas por el PP y los recortes en la sanidad de Mariano Rajoy. No importa que esos recortes los hicieran Zapatero o Susana Díaz en Andalucía, ni siquiera que por su magnitud el drama se hubiese producido de igual forma si el gasto en Sanidad hubiese aumentado. La culpa es de Isabel Díaz Ayuso, de la extrema derecha, del neoliberalismo y de la cooperación público-privada.

 

El tercer eje fundamental del nuevo relato es escudarse en “los expertos” y en “la comunidad científica”, como si todos los expertos y toda la comunidad científica hablasen con una sola voz. Todo se decide desde hace semanas porque “nos lo indican los expertos”. Es curioso que uno de los Gobiernos con menos experiencia en casi cualquier campo de conocimiento que hemos tenido en España, sea de repente tan amigo de obedecer a “los expertos”. De nuevo otra forma de eludir  cualquier responsabilidad, de encubrir errores y de justificar cambios de dirección incomprensibles. Ahora hacemos esto y luego lo contrario de lo que habíamos dicho ayer, pero es porque nos lo dicen los expertos. Realmente sorprendente. En los momentos más duros de la historia reciente de España, el Gobierno no toma decisiones, sino que se pliega a las opiniones cambiantes de los expertos, que un día aconsejan mantener la convocatoria de manifestaciones, al siguiente recluir a los ciudadanos, pero sin parar la economía, y al otro pararlo todo, que la cosa se va de madre. Si realmente los que mandan y deciden ahora son los expertos, podríamos ahorrarnos los sueldos de los políticos y gastarlo en sanidad.

 

Por último, ya sé que estos argumentos se contradicen unos a otros, pero es lo que hay, está la imposibilidad de prever. Lo habrán escuchado muchas veces estos días. Nadie podía prever lo que está pasando y vamos actuando sobre la marcha, en función de cómo evolucionan las cosas, porque en estos momentos es imposible hacer planes. Pues para eso, bien podrían haberse quedado en su casa. Lo que se espera de un Gobierno, de cualquier dirigente en realidad, es capacidad de previsión, verlas venir para anticiparse a las consecuencias. Está claro lo que ocurre en la empresa privada cuando se gestiona así. Los directivos de Kodak no vieron llegar la fotografía digital ni los de Nokia los smartphones. Ahí están, como ejemplos de una nefasta gestión que los llevó a la ruina. Espero que no sigamos su ejemplo. De momento, no son capaces de prever, ni siquiera de dotar, casi veinte días después de declarar el estado de alarma, de guantes y mascarillas al personal de los hospitales.

 

Nada mejor en estos tiempos de confinamiento que un buen cuento para pasar el rato. Pero cuidado, este es un cuento que como hemos visto se contradice a sí mismo, que no tiene moraleja y que, además, nos puede llevar a la ruina. Así que mejor que cada uno se centre en lo que puede o tiene que hacer estos días lo mejor posible. Y cuando se aburra, que también puede ocurrir, mejor ver una buena película o una serie, que escuchar este cuento que, aunque no lo parezca, es de terror y a lo peor luego no podemos dormir tranquilos, ni vivir en paz.

 

 

Comentarios

DR 04/04/2020 23:07 #2
Pero entonces, ¿la culpa es de Sánchez o de Zapatero?
Sergio 04/04/2020 11:45 #1
👏👏👏👏👏👏 Sin más palabras

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: