El Cristo del Amor y de la Paz supera la adversidad del agua y la piedra el día del Amor Fraterno

Ver album

Esta procesión que parte de la iglesia nueva del Arrabal volvió a dejar una de las imágenes más llamativas de la Semana Santa, al cruzar por el Puente Romano sobre el río Tormes con los hermanos vistiendo su particular hábito monacal blanco.

En el día del Amor Fraterno, este Jueves Santo, la Hermandad del Cristo del Amor y de la Paz celebró su marcha penitencial con dos de sus imágenes titulares: la del Cristo del Amor y de la Paz (portada por 90 hermanos), y la de María Nuestra Madre (unas 120 hermanas).

 

De nuevo, tres solemnes toques en la puerta de la iglesia nueva del Arrabal a las 20:30 horas del Jueves Santo marcaron el inicio de la procesión en la que la Hermandad del Santísimo Cristo del Amor y de la Paz, con su particular hábito monacal blanco, volvió a dejar una de las imágenes más llamativas de la Semana Santa de Salamanca al cruzare por el Puente Romano sobre el río Tormes.

 

Con el sonido de sus carracas y matracas, con sus cruces y con sus faroles típicos de hojalatero los hermanos superaron la adversidad del agua para hacer frente a la sinuosa y estrecha subida de la calle Tentenecio, otros de los lugares más impactantes de la marcha y que era más especial aún hace años cuando estas calles eran las más problemáticas del barrio antiguo de la ciudad.

 

Tras un acto penitencial en el atrio de la Catedral, la procesión se reanudó por la plaza de Anaya, Rúa Mayor, Meléndez, Rúa Antigua, plaza de San Isidro, Libreros, Vera Cruz, Tentenecio, Ribera del Puente, Puente Romano, carretera de Madrid y llegar de nuevo a la antigua iglesia del Arrabal.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: