El coronavirus disminuyó en un 50% los pacientes con infarto en el hospital: "Buscar atención médica urgente es indispensable"

En el último mes, el número de pacientes que se atienden en el hospital de Salamanca por síndrome coronario agudo está volviendo a lo habitual. Se están realizando PCR para detección del virus SARS-COV 2 en todos los pacientes programados para trabajar con la seguridad de que el paciente no es portador del virus. 

Ignacio Cruz, el jefe de la Unidad de Cardiología Intervencionista

El número de pacientes con infarto que buscan atención urgente en el Complejo Asistencial de Salamanca disminuyó en torno a un 50 por ciento durante el brote de COVID-19, según Ignacio Cruz, el jefe de la Unidad de Cardiología Intervencionista. 

 

Según sus propias palabras, "hay un periodo inicial de la pandemia en el que la actividad se redujo de forma muy importante desde 16 de marzo hasta 15 de mayo. Se cancelaron todos los procedimientos programados, las intervenciones en cardiopatía estructural se redujeron más del 95% y sólo atendíamos actividad urgente (síndrome coronario agudo) con una reducción hasta el 50%. Por tanto el número de total de infartos/síndrome coronario agudo de forma global desde que comenzó la pandemia se ha reducido de forma importante".

 

Esta es la evidencia más fuerte hasta ahora del daño colateral causado por la pandemia. El miedo a contraer el coronavirus significa que incluso las personas que están en medio de un ataque cardíaco que amenaza su vida tienen demasiado miedo de ir al hospital para recibir un tratamiento que les salve la vida. "Desde la Sociedad Española de Cardiología se realizaron diversos llamamientos desde redes sociales para insistir a los enfermos en contactar con el 112 ante síntomas de dolor torácico de tipo coronario".

 

El experto destaca la capacidad de "reinventarnos de forma continua y dinámica como Unidad y como Servicio en estos últimos meses para proporcionar la mejor atención a los pacientes cardiológicos y no cardiológicos en unos momentos tan complicados. Es necesario insistir en el enorme esfuerzo que se ha realizado ante una pandemia de esta magnitud. Ha sido increíble cómo se ha trabajado desde el punto de vista humano para ofrecer la mejor atención posible a los enfermos".

 

-¿Cuánto han disminuido tras la decisión de tomar las medidas de seguridad una vez comenzó la pandemia?

-"Hay un periodo inicial de la pandemia en el que la actividad se redujo de forma muy importante desde 16 de marzo hasta 15 de mayo. Se cancelaron todos los procedimientos programados, las intervenciones en cardiopatía estructural se redujeron más del 95% y sólo atendíamos actividad urgente (síndrome coronario agudo) con una reducción hasta el 50%. Por tanto el número de total de infartos/síndrome coronario agudo de forma global desde que comenzó la pandemia se ha reducido de forma importante. Pero en el último mes, el número de pacientes que atendemos por síndrome coronario agudo está volviendo a lo habitual. Y ya estamos recuperando de forma paulatina la actividad programada, realizando PCR para detección del virus SARS-COV 2 en todos los pacientes programados para trabajar con la seguridad de que el paciente no es portador del virus. Esto conlleva que no podemos programar tantas intervenciones como previamente".

 

-¿Ha habido confusiones entre síntomas COVID-19 e infartos?

-"Claramente se ha descrito la asociación de COVID-19 y afectación cardiaca, por lo que en ocasiones ha sido complicado distinguir el síndrome coronario agudo (infarto) de la afectación miocárdica del virus, pero la realización de pruebas específicas ha permitido tratar de forma correcta a los pacientes".

 

-¿El miedo a contraer el coronavirus significa que incluso las personas que están en medio de un ataque cardíaco que amenaza su vida tienen demasiado miedo de ir al hospital?

-"Sí, claramente la reducción en la atención urgente de los infartos que antes comentaba se relaciona con que los pacientes probablemente no llamaban al 112 por miedo a acudir al hospital. Desde la Sociedad Española de Cardiología se realizaron diversos llamamientos desde redes sociales para insistir a los enfermos en contactar con el 112 ante síntomas de dolor torácico de tipo coronario. La mortalidad del síndrome coronario agudo/infarto sin atención médica es elevadísima; por ello, es indispensable buscar atención médica urgente ante la sospecha de un infarto".

 

-¿Los retrasos en los pacientes con ataques cardíacos que llegan al hospital tienen importantes consecuencias?

-"Sí, como comentaba, la mortalidad del síndrome coronario agudo sin atención médica es muy elevada y a medida que pasa el tiempo sin atención médica aumenta de forma exponencial la posibilidad de fallecer o de presentar complicaciones muy graves cuando se llega al hospital. Por ejemplo, pacientes con infartos de varias horas de evolución pueden presentar complicaciones, como una rotura cardiaca, si son atendidos de forma precoz es realmente infrecuente presentar estas complicaciones".

 

Ignacio Cruz, el jefe de la Unidad de Cardiología Intervencionista 

 

-¿Alguna novedad dentro de la Unidad?

-"Desde mi punto de vista lo más novedoso, por así decirlo, ha sido la capacidad de reinventarnos de forma continua y dinámica como Unidad y como Servicio en estos últimos meses para proporcionar la mejor atención a los pacientes cardiológicos y no cardiológicos en unos momentos tan complicados. Es necesario insistir en el enorme esfuerzo que se ha realizado ante una pandemia de esta magnitud. Ha sido increíble cómo se ha trabajado desde el punto de vista humano para ofrecer la mejor atención posible a los enfermos".

 

"Por otra parte, dentro de la Unidad creo que merece la pena destacar nuestra apuesta por ser una Unidad de referencia a nivel nacional e internacional en intervencionismo estructural e intervencionismo coronario avanzado".

 

"Dentro de esta apuesta se enmarca el implante de nuevas prótesis transcatéter para el tratamiento de la insuficiencia triscupídea en ambas cavas, somos actualmente el centro nacional con mayor número implantado de estas prótesis dentro de un estudio internacional. Además somos centro de formador de esta técnica y acudimos a otros centros para explicar cómo realizarla".

 

"También vamos a comenzar a retransmitir casos vía streaming para formación de otros cardiólogos intervencionistas. Ahora que la movilidad está restringida y los congresos médicos paralizados la formación online es indispensable".

 

"Por último, indicar que continuamos siendo referencia en técnicas avanzadas como el cierre de orejuela y hemos liderado un estudio internacional con un nuevo dispositivo que ya ha sido aceptado para su publicación en una de las revistas de más impacto a nivel internacional. Además formamos parte del comité que ha diseñado y lidera el mayor estudio a nivel mundial en cierre de dehiscencias perivalvulares".

 

-¿Necesidades?

-"A día de hoy nuestras necesidades de material para la protección frente al coronavirus están atendidas".

Comentarios

Salmantina 12/06/2020 22:33 #2
Gran profesional y estupenda persona,tiene la genética del estupendo facultativo como es su padre Juan Jesus y la bondad de su madre Rosa.
jer 12/06/2020 16:58 #1
ATENCION RAPIDA DICE , Y LLAMAS QUE TIENES SINTOMAS Y TE DICEN QUE TE QUEDES EN CASA EN CUARENTENA SIN MIRARTE , ES IMPRESIONANTE , EN SALAMANCA LA SANIDAD ES UNA PENITA .

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: