El contrato municipal de la zona azul y la grúa se revisa con cuatro años de retraso

La comisión de contratación tiene que aprobar la actualización al IPC con cuatro ejercicios de retraso acumulado.

La comisión de contratación analizará el martes la revisión de un contrato importante del Ayuntamiento de Salamanca, el de la ORA y la grúa, que supera los tres millones de euros en los conceptos que incluye y que, a pesar de ello, se revisa con mucho retraso. En concreto, cuatro años han pasado desde la última revisión que se hizo de un contrato firmado en 2010 y que llevaba todo este tiempo sin actualizarse a pesar de los vaivenes del IPC y la diferencia económica.

 

Finalmente, la empresa pidió la revisión en abril de 2017, hace casi diez meses, para actualizar las cifras del coste del servicio, el canon que paga al Ayuntamiento y lo que corresponde al servicio de retirada e inmovilización de vehículos, la grúa. Ahora se tiene que proceder a la actualización año a año, aplicando el IPC correspondiente que, aunque ha sido negativo entre 2014 y 2016, se aplica.

 

La variación económica no es grande entre lo establecido en 2014 en la última revisión, aunque el cambio más grande se ha producido en el último año con el incremento del IPC. Así, a favor del Ayuntamiento el canon pasa de poco más de 1.005.000 euros a 1.028.000 al año; el coste del servicio pasa de 1.352.000 a quedar en 1.360.000; y la parte de la grúa pasa de 821.000 a 825.000 euros al año. La gestión de esta revisión cae, como ha ocurrido con muchas de las revisiones de precios de los parking, en manos del jefe de la Policía Local.