El consejo del alfoz de Salamanca regresa después de tres años y se olvida de la mejora del bus metropolitano
Cyl dots mini

El consejo del alfoz de Salamanca regresa después de tres años y se olvida de la mejora del bus metropolitano

Bus metropolitano en la parada de Gran Vía de Salamanca

El consejo, que tuvo su primera y única reunión en abril de 2016, ha pasado en un cajón toda la legislatura: García Carbayo lo convoca para hacerse la foto este día 10 de enero.

Después de casi tres años metido en el cajón, el equipo de Gobierno del PP en Salamanca ha decidido sacar a la palestra el Consejo del Alfoz, un órgano paralizado durante toda la legislatura y que regresa del olvido justo a tiempo para facilitar una foto al flamante candidato popular a la alcaldía y alcalde sustituto, Carlos García Carbayo. Ese parece el objetivo de una reunión que se ha convocado para el día 10 de enero y que incluye temas de sobra conocidos, como la zona común de taxi, los nuevos carriles bici o llevar el sistema de préstamo de bicicletas al alfoz, pero que obvia un asunto fundamental: la mejora del bus metropolitano.

 

El consejo del alfoz se reunió por primera y última vez en abril de 2016, hace cerca de tres años. Lo convocó el entonces alcalde de Salamanca para constituir el órgano, y acto seguido se olvidó de que existía. Forman parte de éste órgano los municipios de Santa Marta de Tormes, Villamayor de la Armuña, Villares de la Reina, Doñinos de Salamanca, Aldeatejada, Cabrerizos, Carbajosa de la Sagrada, Carrascal de Barregas, Arapiles y Salamanca. En teoría, iba a servir para coordinar la prestación de servicios de transporte, sanidad, turismo e incluso Policía, pero está totalmente parado.

 

En noviembre de 2017 se aprobó una moción en el pleno del Ayuntamiento de Salamanca para que se volviera a convocar, pero el equipo de Gobierno del PP ha hecho caso omiso hasta ahora. Algo habitual con un órgano cuyo origen data de 2011, de la primera legislatura de Mañueco, cuando se puso sobre la mesa la colaboración entre la capital y los municipios de su entorno para prestar servicios de manera conjunta a 200.000 habitantes.

 

Entonces se habló de numerosas áreas de colaboración, incluso de la posibilidad de que el Ayuntamiento de Salamanca prestara servicios de Policía Local en municipios próximos a cambio de un canon. "Hay municipios que no disponen de Policía Local y sería mucho más caro implantar este servicio que pactar un canon con el Ayuntamiento de Salamanca, que desde luego repercute en seguridad y bienestar para los vecinos de todo el ámbito", dijo entonces el alcalde. También se habló de servicios de sanidad, turismo, vivienda o deporte.

 

Sin embargo, con el paso de los años ese consejo se quedó en mera intención. No se creó hasta 2016 y lleva casi tres años sin convocarse. Y ahora se convoca con temas de sobra conocidos y ya anunciados hace tres años, lo que refuerza el carácter propagandístico de la convocatoria. Por contra, se deja fuera uno de los principales: la mejora del transporte metropolitano. Los afectados son los 191.000 habitantes de Salamanca y su alfoz que hacen 2,5 millones de viajes cada año y que ahora se tienen que conformar con un servicio que ha subido sus tarifas, en el que la coordinación de horarios entre el bus urbano y el metropolitano no existe y que beneficia a las empresas concesionarias. 

 

En su lugar, el PP, que tiene la mayoría en este consejo, debería haber impulsado la mejora de frecuencias y líneas, la implantación de paradas comunes o fijar un lugar en la capital donde pudieran hacerse las combinaciones entre el bus urbano y el metropolitano.