El Congreso aprueba la Ley de Titularidad Compartida, que beneficiarĂĄ a 100.000 mujeres rurales

La Ministra Aguilar seĂąala que la norma abrirĂĄ una nueva etapa en las explotaciones agrarias

El Pleno del Congreso de los Diputados ha aprobado por unanimidad el dictamen sobre la ley de Titularidad Compartida de las Explotaciones Agrarias que a partir de ahora seguirĂĄ su trĂĄmite en el Senado y que, segĂşn los cĂĄlculos del Gobierno, beneficiarĂĄ a cerca de 100.000 mujeres rurales.

La ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Rosa Aguilar, ha asegurado que la norma abrirĂĄ una nueva etapa en las explotaciones agrarias, en concreto, "el tiempo de la igualdad y los derechos", al dar visibilidad a las mujeres que trabajan en el campo.

"Aunque hasta ahora el 72% de los titulares de las explotaciones agrarias familiares son hombres, vamos a dar visibilidad a todas aquellas mujeres que trabajan en ellas para conseguir una igualdad plena, efectiva y total", ha remarcado, asegurando que las mujeres podrĂĄn acceder a derechos, subvenciones y beneficios fiscales.

SegĂşn detallĂł la ministra, la normativa permitirĂĄ que unas 100.000 mujeres puedan ser titulares "a la par que los hombres" en las explotaciones agrarias familiares, un "trabajo invisible que a travĂŠs de este proyecto de ley se harĂĄ visible en tĂŠrminos de derechos y oportunidades".

Subvenciones al 50%
En concreto, las subvenciones se concederĂĄn al 50% entre los dos titulares y que mujeres y hombres tendrĂĄn capacidad de obtenciĂłn al 50% de crĂŠditos para el desarrollo de la explotaciĂłn. En la actualidad, el 82% de las mujeres rurales trabajan en el campo en calidad de cĂłnyuges o hijas, pero el 71,2% de los titulares de las explotaciĂłn son hombres. AsĂ­, la labor de las mujeres se considera como una ayuda familiar, de forma que no consolidan ningĂşn derecho cuando los titulares son sus cĂłnyuges.

El Congreso ha incluido una enmienda de CiU que permite que los de una explotaciĂłn agraria compartida puedan compaginar esta actividad con otra profesiĂłn, eliminando la exigencia inicial por la que los titulares de este tipo de explotaciones tenĂ­an que desarrollar esta actividad de "forma exclusiva", cambiĂĄndola por ser "prioritaria".