El confinamiento dispara las multas de tráfico por no llevar ITV mientras las de alcohol, drogas o cinturón se desploman
Cyl dots mini

El confinamiento dispara las multas de tráfico por no llevar ITV mientras las de alcohol, drogas o cinturón se desploman

Un agente de la Guardia Civil le da el alto al conductor de un vehículo durante un control de movilidad en una autopista

Casi las mismas multas por manejer móvil o navegador en un año con varios meses menos de conducción. 

La pandemia y el confinamiento 'duro' entre los meses de marzo y mayo han condicionado por completo el tráfico en este pasado 2020 en Salamanca. Durante semanas la circulación se vio reducida a niveles mínimos en la provincia, hasta quedarse en puntos de un 20% menos de lo habitual, lo que se ha notado no sólo en la intensidad de la circulación, sino en las sanciones. La conclusión, que la excepcional situación ha confirmado algunos malos comportamientos, pero ha rebajado también las multas por algunas de las infracciones más habituales. Por contra, las multas de radares móviles han subido. En total, 6.000 multas más en todas las materias de tráfico a pesar de estar meses sin salir a la carretera.

 

Según la dirección provincial de Tráfico, la reducción media de la movilidad de todo el año ha sido de un 25% respecto del año anterior provocada por la situación de excepcionalidad por la pandemia. Eso se notó en el número de accidente con víctimas (-24%), pero no tanto en el de víctimas que ha subido un 6% hasta cifras que hacía años que no conocíamos. Está claro que la vuelta a la carretera ha sido complicada.

 

En materia de sanciones ha pasado algo parecido. En muchas de las infracciones más habituales se nota la merma de circulación: los meses sin poder conducir se han traducido en menos multas por no llevar el cinturón puesto o por dar positivo en alcohol y drogas. Sin embargo, no han tenido casi efecto en la infracción más habitual y han hecho despuntar una nueva.

 

Hablamos del móvil y de conducir sin ITV, y también sin permisos. Este 2020 los agentes de la agrupación de Tráfico de la Guardia Civil han puesto 1.023 multas por ir hablando por el teléfono de forma irregular y otras 256 por ir manejando otros dispositivos (navegadores). En 2019 fueron 1.256 por los dos conceptos: es decir, este año se han puesto casi las mismas a pesar de que hemos conducido al menos un trimestre menos. Eso confirma que esta es la infracción más frecuente al volante y explica por qué la DGT le ha puesto el foco: aumentará la multa y los puntos por hacerlo, ya que perderemos seis. Este es el único lugar en el que podremos llevar el móvil en el coche.

 

La otra infracción que destaca es la multa por ir sin ITV. En 2020 se pusieron 3.147 multas especificamente por no llevar la inspección técnica obligatoria al día por ser desfavorable o no haberse sometido a ella, y 4.100 por infracciones relacionadas con la documentación del vehículo, cuando en 2019 se pusieron menos de 2.500 por estos conceptos. La clave, no sólo el aumento de coches que, ante la falta de uso, han circulado sin ITV, sino también el hecho de que ha habido cierta confusión con la moratoria de la inspección. En todo caso, se han puesto otras 775 multas por no llevar el seguro obligatorio, que confirma que muchos conductores no habituales circulan sin cumplir dos requisitos obligatorios.

 

Cinturón y alcoholemias, a la baja

En el lado contrario, dos de las infracciones más habituales se han reducido a la mitad ante la prohibición de circular durante meses. El año pasado se pusieron 346 multas por conducir bajo los efectos de alcohol (198) o drogas (148) cuando el año anterior fueron 841 entre las dos cuestiones. Y también se ha notado que no hemos salido a la carretera en las multas por no llevar cinturón, que junto al móvil y al margen de las multas de velocidad fueron las más numerosas en 2019: el año pasado se pusieron 658 por las 1.186 del año anterior.