El Club de los Viernes llega a Salamanca y mantiene su primer encuentro

El club de los viernes es una plataforma apartidista de difusión del pensamiento liberal que cuenta con presencia en toda España y con el apoyo de intelectuales procedentes del mundo de la economía, de la cultura y del periodismo como Daniel Lacalle, Juan Ramón Rallo y John Muller.

El pasado viernes 25 de noviembre tuvo lugar en Salamanca la primera reunión oficial del Club de los Viernes, un “act tank” liberal de carácter apartidista con presencia en toda España que promueve la difusión de ideas liberales. La delegación salmantina, cuyos miembros son profesionales de diferentes ámbitos de la sociedad salmantina, es la tercera del club en Castilla y León tras la constitución de las de Valladolid y León.

 

El objetivo de sus miembros es celebrar reuniones periódicas y la organización de actos y conferencias para promover la divulgación del pensamiento liberal: defensa de los derechos individuales, el respeto a la propiedad privada y la limitación del Estado.

 

El Club de los Viernes en Salamanca nace como un movimiento de la sociedad civil para dar una batalla en el ámbito de la ideas que los partidos, alineados en torno al consenso socialdemócrata, no quieren plantear ante la opinión pública. Sus miembros aseguran que serán “beligerantes y no rehuirán el debate ante quienes promueven ideas colectivistas y liberticidas que suponen un serio riesgo para el progreso y la libertad de los ciudadanos”.

 

Para el Club de los Viernes implantarse en Salamanca tiene una significación especial al haber sido la ciudad en la que nació la llamada “Escuela de Salamanca”, que representada por Martín de Azpilicueta, Luis de Alcalá o Luis de Molina fijó ya en el siglo XVI, teorías económicas que luego han sido recogidas por los grandes teóricos liberales del XX.

 

El Club de los Viernes está inspirado en la idea de John Locke de “sociedad que se encuentra una vez al mes para la mejora del conocimiento útil” y emerge como un movimiento intelectual que busca devolver a los ciudadanos el valor que los socialdemócratas de todos los partidos le han arrebatado.

 

Las actividades del Club de los Viernes están alejadas eso sí de enfoques académicos y de debates escolásticos y buscan desarrollar un activismo desenfadado y directo en el día a día en un momento en el que el Estado y la administración pública pretenden monopolizar la vida del individuo recortando sus libertades más básicas.