El Claustro de Palamós tiene 'ADN' salmantino

Gerardo Boto en Salamanca (Foto:F.Rivas)

Así lo aseguran en Salamanca los expertos Gerardo Boto y Marius Vendrell

El investigador Gerardo Boto ha insistido en que el Claustro de Palamós tiene ‘ADN’ y es “inequívocamente” salmantino y que se da “una concatenación de evidencias” que indican que fue el claustro de la Catedral Vieja de la ciudad tormesina.

 

En su visita a Salamanca junto al geógrafo Marius Vendrell, para participar en una conferencia organizada por el Centro de Estudios Salmantinos (CES),  ha reseñado que la piedra del claustro procede de las canteras de Villamayor según análisis microscópicos y materiales, y que no se trata de réplica alguna porque “las pruebas dicen que tiene siglos de antigüedad”.

 

Al tratarse de estilo románico, solo se pudo materializar en el siglo XII o en el siglo XX, y los estudios realizados descartan que se llevase a cabo después del año 1.800, ha dicho. Además,  ha sumado “factores materiales, estéticos, arqueológicos, métricos y sociales”, que lo sitúan en tiempos de arquitectura románica.

 

Por su parte, Marius Vendrell ha señalado que el claustro de Palamós tiene origen “secular” y que “todas las evidencias” apuntan a ser “una construcción medieval” en más de un 90 por ciento de su conjunto.

 

Asimismo, ha subrayado que la degradación de los fustes coincide con los efectos de un terremoto, que podría ser el de Lisboa de mediados  del siglo XVIII y que se hizo notar en Salamanca.

 

Además, Vendrell ha apuntado que hay “huellas en el subsuelo” que lo sitúan en la Catedral Vieja de Salamanca, un claustro que, a finales del siglo XVIII fue desmontado y sustituido por otro. Y, tal y como ha comprobado, “encajaría” en el lugar ocupado por el nuevo claustro.