El clásico navideño que no falta en la mesa de los salmantinos, el roscón de Reyes de Confitería Gil

Roscón de Reyes tradicional de la Confitería Gil de Salamanca

Miles de salmantinos ponen en su mesa este 5 de enero el tradicional roscón de Reyes y si hay un lugar donde su sabor es garantía de endulzar el fin de la Navidad es el de Confitería Gil. 

Si hay una tradición que no se altera a comienzos de cada año es la de poner en la mesa un roscón de Reyes. Casi desde el primer día de la Navidad hay quien ya se atreve a darle un mordisco pero sin duda el día en el que se hace más presente es en la jornada previa al día de Reyes.

 

Los obradores de Salamanca trabajan a pleno rendimiento y ahí, sin duda, a todos nos viene a la mente el de la Confitería Gil, donde las ventas están muy animadas desde el mismo momento en el que se ha abierto hoy la puerta.

 

 

El roscón clásico, ‘el de toda la vida’ es el que no va relleno, pero el que más se demanda en la es el de nata aunque en los últimos años han surgido nuevas tendencias que apuestan por la crema, el chocolate o los de trufa, que cuentan cada vez con más aceptación, tanto en las seis pastelerías propias de Confiterías Gil, como en las otras nueve, a las que surten de este producto en la capital, en la provincia y en Zamora.

 

Su elaboración es artesanal en un obrador que trabaja a pleno rendimiento y en el que incluso suele haber incremento de plantilla para poder cubrir toda la demanda porque son miles y miles los roscones que se llegan a vender.