El cielo de Salamanca... sin una gota de agua