El chino Xu Hongfei, la última víctima del vandalismo contra las estatuas de Salamanca
Cyl dots mini

El chino Xu Hongfei, la última víctima del vandalismo contra las estatuas de Salamanca

El destrozo de una escultura en plena calle es el último ejemplo del comportamiento de los vándalos: Henry Moore, personajes salmantinos, el verraco del Puente Romano... objeto de las gamberradas.

Empieza a ser una historia repetida. Estatuas de la ciudad, permanentes o cedidas para exposiciónes temporales, que aparecen vandalizadas. Pintadas con espray, destrozadas, con elementos ajenos... da igual si son de bronce o de piedra, de personajes y escultores locales o de artistas internacionales. 

 

El último ha sido una de las esculturas del artista chino Xu Hongfei que están repartidas por Salamanca ha aparecido esta mañana en el suelo y destrozada, presumiblemente, por una acción vandálica. Como se aprecia en las imágenes cedidas a TRIBUNA, la escultura, situada en la plaza de Santa Eulalia, ha aparecido arrancada de su peana y en el suelo. Operarios del Ayuntamiento de Salamanca la han recogido. Era la primera noche que las esculturas pasaban al aire libre en varios lugares de la ciudad tras la inauguración de la vistosa exposición este día 31 de enero. Se está buscando al autor o autores de la gamberrada.

 

En mayo de 2016, una oleada dejó una pintada sobre el Verraco del Puente Romano; otra en una obra de la exposición de Henry Moore en la Plaza de Anaya; en la sede del PSOE, próxima a Fonseca; además, en la estatua de Rafael Farina; en la de Francisco Vitoria; y en la estatua de Pepe Ledesma. Todos estos lugares están en el casco histórico, zona de protección especial.

 

La de las pintadas ha sido una de las guerras de las dos últimas legislaturas. El anterior alcalde, y también el actual, asumieron el reto de acabar con ellas, y a pesar de los abultados números de actuaciones y la detención de responsables, todavía hay que lamentar su efecto.

 

Los grafitis campan a sus anchas por todos los barrios e incluso en el centro histórico, y no solo en tapias o solares abandonados, sino en lugares próximos a la Plaza Mayor donde no es raro ver pintadas. En mayo de 2016, el Ayuntamiento asistía con impotencia a una oleada de gamberrismo 'decoraba' estatuas y el verraco del Puente Romano sin que los medios de limpieza o la vigilancia, con cámaras que no funcionaban, pudiera evitarlo. El día de la pintada la cámara que apuntaba al verraco no funcionaba. A día de hoy, no se ha aclarado quién fue el autor.

 

Las cámaras no sólo fallaron en el Puente Romano, también lo han hecho en varias ocasiones en uno de los lugares más castigados por los grafitis, la plaza de San Román. Allí se confirmó una avería y en ocasiones vuelve a sufrir pintadas, aunque ahora hace meses que las evita. 

Noticias relacionadas