El cerro de San Vicente ofrece nuevos datos sobre los orígenes de Salamanca

Un equipo de técnicos y alumnos excava una nueva zona del cerro en busca de restos que 'adelanten' el origen de Salamanca al año mil antes de Cristo.

Un equipo formado por responsables arqueológicos municipales y alumnos de la Usal han iniciado esta semana una nueva excavación que puede adelantar la fecha en la que están datados los primeros restos de civilización de Salamanca. La nueva campaña se está llevando a cabo en el cerro de San Vicente, lugar de origen de los asentamientos humanos en la ciudad, y los técnicos tienen esperanzas de encontrar evidencias que confirmen el origen de la población salmantina dentro del pirmer milenio antes de Cristo. Todo en un lugar para el que hay planes importantes: será un parque urbano con miradores y huertos.

 

El cerro de San Vicente es un 'filón' arqueológico de información sobre los primeros pobladores de Salamanca. Hasta ahora, lo encontrado en este promontorio permite situar el origen de la ciudad en los años 700-400 antes de Cristo, como ha explicado el arqueólogo municipal, Carlos Macarro, que junto a Cristina Lario y Antonio Blanco dirigen las excavaciones. En ellas participan varios alumnos de la Universidad de Salamanca que durante estos días han marcado el terreno y han empezado las excavaciones.

 

El lugar que se está estudiando alberga los cimientos del antiguo Colegio de Guadalupe, bajo los que asoman nuevos restos arqueológicos de gran interés para conocer el origen de la ciudad protohistórica. Según el arqueólogo municipal, Carlos Macarro, esperan encontrar elementos de un poblado, pero de fases anteriores a las conocidas hasta ahora, y que ya se encuentran cubiertos. Son restos de construcciones que confirmarían el origen de Salamanca rozando el primer milenio antes de Cristo, algo antes de lo que las evidencias confirmaban hasta ahora.

 

 

Una vez termine la excavación, se procederá a la investigación y puesta en valor de los restos. Para ello, serán cubiertos con una nueva estructura similar a la que protege los primeros restos ya conocidos (foto superior) y que forman parte de la visita al cerro de San Vicente. Unas 14.000 personas han visitado el yacimiento desde que hace varios años volvieran a abrirse tras un largo tiempo presa del abandono.

 

 

Centro de turismo y mirador

 

El equipo de Gobierno presentó hace meses un Plan Director del Cerro de San Vicente que contempla diversas actuaciones para la protección y puesta en valor de este emplazamiento donde se conservan los restos arqueológicos de la aldea originaria de la ciudad de Salamanca que se desarrolló entre los siglos VII y IV antes de Cristo.

 

El concejal de patrimonio del Ayuntamiento de Salamanca se ha referido a que se trata de un marco estratégico que permitirá establecer futuras actuaciones en este parque arqueológico con el fin de mantener un equilibrio adecuado entre la conservación del yacimiento y su uso por parte de los ciudadanos.

 

El Plan tiene el objetivo de compatibilizar la función arqueológica del Cerro con la de parque urbano, espacio cultural y mirador de la ciudad. En este sentido, García Carbayo ha destacado que su finalidad es convertir este lugar en un espacio vivo en el que convivan los trabajos arqueológicos, las visitas de salmantinos y turistas y en el que se potencie su dimensión sociocultural.