El 'cerdo a la fuga' de la última matanza en Guijuelo acaba con una reclamación a la Junta

El cerdo en cuestión, durante su huida en la fiesta de la matanza.

Animalistas denuncia el sacrificio público del cerdó que huyó en la última edición de la matanza en Guijuelo y que fue matado "sin aturdimiento previo" como manda la normativa.

La agrupación animalista Wings of Heart, defensora de los derechos de los animales, ha solicitado a la Junta de Castilla y León que abra expediente sancionador a los responsables de la muerte de un cerdo que había huido de una matanza en Guijuelo (Salamanca) y que fue sacrificado "en plena vía pública, sin aturdimiento previo y en contra de la legislación vigente". Como informó TRIBUNA en su día, el animal huyó mientras era perseguido por numerosos vecinos y matarifes que intentaron pararle en un acto en el que participó el televisivo Roberto Brasero.

 

Según ha apuntado el bufete de abogados especialista en defensa de los animales 'Animalex', el animal huyó del lugar donde debía ser retenido para su matanza en las condiciones que establece la normativa de la Unión Europea. Y, "en contra de dicha legislación, sin aturdimiento previo y en público, el animal fue sacrificado, supuestamente por motivos de seguridad pública".

 

Ante estos hechos, Wings of Heart ha solicitado a la Junta de Castilla y León que investigue las circunstancias, pues "en caso de no haberse constatado un peligro real que lo justificara, no resultaría procedente ni legal el sacrificio del cerdo en la vía pública, encontrándonos ante un posible delito de maltrato animal previsto en el artículo 337 del Código penal, agravado por el hecho de que el sacrificio se hubiera producido en presencia de menores de edad."

 

En cualquier caso, la asociación ha apuntado que este animal "se encontraba bajo la entera responsabilidad de los organizadores de la matanza, tanto para su traslado y manejo con garantías de bienestar y seguridad, como para su sacrificio en obligada ausencia de dolor y sufrimiento". "Si efectivamente existió una situación de tal gravedad y riesgo, que justificó incluso proceder en contra de la normativa europea, la misma deberá ser directamente proporcional a la responsabilidad de quien lo tenía bajo su custodia y estaba legalmente obligado a su cuidado y seguridad. Dicha omisión no puede quedar impune ni exenta de responsabilidades", ha apuntado la asociación.

 

Wings of Heart Sanctuary es una organización que ofrece "una segunda oportunidad a animales explotados para consumo humano, que no tienen cabida en la mayoría de los refugios, con el fin de acogerles, curarles y proporcionarles un hogar seguro" en sus dependencias, ubicadas en Madrid.