El Centro para el Tratamiento de la Drogodependencia recibe cada año la visita de unos 200 nuevos pacientes

Accesos al centro (Foto:F.Rivas)

Estas dependencias, situadas en el Paseo de San Vicente, sumaron en 2013 más de 2.400 consultas con más de 600 pacientes

El Centro para el Tratamiento de la Drogodependencia de Salamanca recibe cada año una media de unos 200 nuevos pacientes, que acuden para solucionar sus problemas con el alcohol, con la cocaína o con estas dos drogas a la vez.

 

Según los datos aportados por responsables del centro, en el último año llegaron 169 nuevas personas interesadas en recibir la atención de los profesionales sanitarios, pero esta cifra se ha situado en años previos por encima de los 200 casos.

 

En cuanto a la actividad anual, estas dependencias, situadas en el Paseo de San Vicente de la ciudad de Salamanca, sumaron en 2013 más de 2.400 consultas con más de 600 pacientes, la mayoría ya asistentes en años previos, puesto que la atención y supervisión suele durar unos dos años.

 

Respecto a la efectividad de los servicios prestados, el 40 por ciento de los beneficiarios deja el tratamiento en los seis primeros meses, en ocasiones el alto porcentaje se debe a que muchos de ellos acuden “presionados” por familiares u otras personas, pero de los que se mantienen más allá del medio año llegan a la abstemia total del alcohol y de otras drogas en el 85 por ciento de los casos.

 

En este centro se trata a personas con problemas de alcohol, que en general cumplen el perfil de ser varón de más de 40 años y que bebe a diario. En cuanto a los adictos a la cocaína, la edad media baja en torno a los 30 años y suele ser también consumidor de alcohol, pero principalmente en fines de semana y en grandes cantidades durante ese periodo.

 

OBRAS DE MEJORA

 

Estos datos se han dado a conocer por los responsables del centro durante la visita del presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, y del delegado territorial de la Junta, Bienvenido Mena, quienes han visitado las obras de mejora en las instalaciones.

 

Para la ejecución de estas actuaciones, la Diputación de Salamanca ha aportado unos 22.000 euros, que han servido para mejorar los techos, el mobiliario y otros espacios necesitados de reparaciones.