El centro de recepción de turistas pasa un año sin casi avances y apunta a estreno electoral

Plaza del Mercado Viejo, ubicación del centro de recepción de visitantes.

El anteproyecto está prácticamente terminado: incorporará tres dársenas, baños y oficina de turismo, pero carece de presupuesto completo para terminarse en 2017. Apunta a estreno durante 2018, en el último año de legislatura.

El proyecto del centro de recepción de visitantes avanza, muy poco a poco, hacia su versión definitiva. En las últimas semanas, la oposición ha podido consultar el anteproyecto y hacer sus aportaciones para construir lo que será una instalación muy básica y que, en días como los de Semana Santa, con Salamanca a tope de turistas, se antoja cada vez más necesaria. Sin embargo, el proyecto no termina de avanzar a la velocidad adecuada y parece enfocado a tareas electorales.

 

Hay que recordar que fue en diciembre de 2015, al comienzo de la legislatura, cuando el PSOE presentó una moción para recuperar el proyecto y consiguió el apoyo unánime de la corporación para desempolvar una idea que lleva años pendiente. En la misma sesión de pleno en la que se aprobó la iniciativa, logró el apoyo de C's y Ganemos y las 'bendiciones' del PP, que comprometió la construcción durante 2016. 

 

Sin embargo, el año pasado se empleó entero, en lo que al centro de visitantes se refiere, a definir su diseño. En mayo de 2016 ya se supo que contaría con cuatro dársenas, había dudas sobre si poner baños públicos y se completaría con una pequeña oficina, poco más. La ubicación definitiva es la plaza del Mercado Viejo, entre el Museo de Historia de la Automoción y la Casa Lis. 

 

A día de hoy, el anteproyecto visto este marzo contempla prácticamente los mismos elementos: se ha decidido que tenga tres dársenas, baños y una oficina de turismo y venta de recuerdos. Quizás lo más importante es que se ha definido la entrada y salida de buses por Rector Esperabé y que, por supuesto, no se podrá aparcar en toda la plaza. Además, se ha concretado el tipo de actuación, que consistirá en unificar pavimentado y hacer cambios en bolardos, aceras y carril bici. Nada más.

 

Demasiado poco para casi un año de trabajo y un proyecto de unos 500.000 euros de presupuesto, que se antoja necesario y que no avanza al ritmo que se podía esperar. De hecho, para este 2017 no tiene más que la mitad de presupuesto asignado (unos 300.000 euros) y tendrá que completarse la dotación presupuestaria en 2018, lo que permitirá estrenarlo ya dentro del último año de legislatura y engrosar la nómina de proyectos para rédito electoral.