El CD Guijuelo visita al Real Valladolid B para cerrar 2018 con buen sabor de boca

El CD Guijuelo de Ángel Sánchez visita al Promesas en un partido en el que los salmantinos tienen que ganar sí o sí para cortar la sangría de malos resultados y dar carpetazo a las lesiones antes del parón.

El CD Guijuelo quiere despedir 2018 con buen sabor de boca. Un punto de 12 posibles han dejado al equipo de Ángel Sánchez en una situación delicada en lo deportivo (que no en la clasificación) ante la plaga de lesiones que ha asolado al equipo desde el inicio del campeonato liguero.

 

Ante esta situación, y con Ayub en la enfermería para toda la temporada, el técnico bejarano quiere fichajes para el nuevo año (un central y un '8'), además de completar las bajas que puedan tener lugar en el club en la zona de arriba. pero, si algo desea Ángel Sánchez es recuperar a Ayala, Manu Fuster, Carlos Rubén y James Davis para el año que va a comenzar.

 

En la lista van todos los disponibles (también viaja Juanra) sancionado, con el fin de hacer grupo e intentar dar apoyo a los que saldrán al terreno de juego para intentar sumar tres puntos demasiados partidos después.

 

En el plano deportivo, Ángel Sánchez tendrá que inventarse algo nuevo para suplir las bajas en el centro del campo, ya que solo Julián Luque sobrevive. Ante esta situación, todo hace indicar que será Jesús Muñoz el que juegue por delante de unn defensa con tres centrales (Jonathan-Iván Pérez-Razvan), con dos carrileros como Raúl Ruiz y Carmona, a los que hay que sumar a Borrego, nacho Pérez y Pallarés. Aunque, claro está, puede haber variaciones.

 

Por su parte, el Promesas de Miguel Rivera llega a este partido dos puntos por encima del play out (20), después de haber sumado seis puntos de los últimos 15 en juego, pero habiendo perdido tan solo uno y con su estadio como un fortín, donde ha conseguido 15 de sus 20 puntos... mientras, el CD Guijuelo solo ha logrado tres puntos fuera de su estadio en lo que va de temporada.

 

Pero, la calidad y el compromiso de los jugadores 'verdes' quiere llevarles a cerrar un 2018 poco positivo con un buen sabor de boca para que la llegada de 2019, aunque no les dé nada, al menos que no se lo quite.