El CD Guijuelo se despide con la derrota menos dolorosa

El CD Guijuelo pierde ante el Celta B en el último partido de la temporada 2016-17, que será recordada por todo lo que no hay que hacer. Ahora, toca reflexionar, construir el proyecto sobre la base e intentar no caer en los fallos deportivos y extradeportivos que llevaron al equipo al pozo. El CD Guijelo mereció más ya que Nestor fue su mejor hombre.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

CD GUIJUELO: Kike Royo; Raúl Ruiz, Jonathan, Ayala (m. 71 Juliá), Aspas; Carles, Luque, Joxa, Carmona (m. 81 Javito); Dimas (m. 71 Granell) y Pino.

 

CELTA B: Nestor; Kevin (m. 65 Robert), Castellano, Roger, Samu; Borja Fernández, Juan Hernández, Brais, Gus; Hicham (m. 51 Mera) y Borja Iglesias (m. 75 Adrián Rodríguez).

 

GOLES: 0 - 1 Borja Iglesias (p). 0 - 2 minuto 43, Hicham. 0 - 3 minuto 55. 1 - 3 minuto 61, Luque.

 

ÁRBITRO: José Manuel Fernández (colegio extremeño). Amonestó a Ayala (m. 12), Raúl Ruiz (m. 36), Luque (m. 61) por parte del CD Guijuelo y a Samu (m. 42). Expulsó por roja directa a Roger (m. 49) por parte del Celta B.

 

EN DETALLE: Último partido de la temporada regular para el CD Guijuelo, que se ha despedido de su afición en un choque con la misma entrada de siempre, disputado en El Municipal frente al Celta B.

El CD Guijuelo ha dicho adiós a la temporada 2016-2017 sin dolor. Y es que, lo malo es casi siempre mejor olvidarlo aunque no sea del todo, con el fin de no volver a cometer los mismos errores que casi terminan con los 'huesos' del equipo en Tercera División. El excelso final de temporada del equipo ha permitido salvar la categoría y a esto debe agarrarse un CD Guijuelo que tiene que estar pensando ya en lo que va a hacer la próxima campaña.

 

Si quiere que las cosas le salgan bien, debe renovar a Jordi Fabregat, no hacerlo con Chema Aragón y ponerse manos a la obra a la hora de poner encima de la mesa numerosas ofertas para los jugadores de la plantilla, que deben ser la base del equipo en la temporada 2017-2018, que ya ha empezado en los despachos.

 

Así, el CD Guijuelo pronunció un adiós que no duele ante su afición con una derrota tan clara como injusta ante uno de los 'gallos' del Grupo I, el Celta B, quien llegaba con opciones de ser primero, pero que se quedó con las ganas y con un arbitraje cuanto menos malo.  es que, el colegiado quiso ser protagonista castigando al Guijuelo con acciones que no merecían castigo y con un penalti que supuso el 0-3, que solo vio él.

 

El once que saltó al terreno de juego no fue extraño o difícil de reconocer, ya que jugaron los de siempre, el once que firmó un final de temporada para recordar, con el fin de mantener el listón hasta el último día después de lo de Palencia. La presa no iba a ser fácil, ni mucho menos ya que el Celta B debía ganar para apurar sus opciones de ser segundo o líder de grupo en función de los resultados.

 

El choque comenzó como es habitual en El Municipal, o lo que es lo mismo, con un Guijuelo dominador del balón, pero con un Celta B que presionaba muy bien la salida de balón y que mostró por qué ocupa ese lugar de privilegio en la tabla. No en vano, el equipo de Fabregat estaba mostrando una cara muy diferente a la del partido frente al Palencia.

 

Pero, cosas del fútbol, un penalti tan tonto como claro de Ayala sobre Samu con un derribo innecesario, le dio la oportunidad a los de Meléndez de adelantarse en el marcador. Borja Iglesias, el 'pichichi' de la competición fue el encargado de anotar la pena máxima que a punto estuvo de detener Kike Royo. Era el 0-1 y pese al dominio del CD Guijuelo, el choque se había puesto cuesta arriba sin hacer grandes méritos el equipo gallego.

 

Pasaban los minutos y poco a poco el Celta B iba dominando ambas áreas, mostrando todo el potencial con el que cuenta de centro de campo hacia arriba, ya que cada llegada era una opción de peligro. Al CD Guijuelo solo le quedaba tirar de orgullo para darle la vuelta al partido justo antes de las vacaciones.

 

En el 31, Kike Royo salvó el segundo tras aguantar a la perfección el mano a mano contra Hicham, que no pudo superar al portero riojano. Respondió el CD Guijuelo en el 38 con una doble ocasión de Ayala y Jonathan tras una falta lateral pero Nestor atrapó en dos tiempos. Solo uno más tarde, Carmona probó desde la frontal y su remate se marchó por muy poco. Fueron los mejores momento en ataque del partido de un Guijuelo que no había cuajado una mala primera parte. Pero, curiosamente en el 43, una contra bien llevada por Iglesias terminó con remate de Hicham a gol cuando estaba solo dentro del área, para hacer el 0-2 al filo del descanso.

 

 

CELTA B CON DIEZ Y SHOW DEL COLEGIADO...

 

En la reanudación, el Guijuelo poco tenía que perder y mucho que ganar, y además el partido se le puso de cara. Una pelota larga bien peleada por Pino supuso la expulsión por roja directa de Roger al derribar al andaluz en la frontal del área cuando ya se plantaba solo ante Nestor. La posterior falta botada por Raúl Ruiz a punto estuvo de convertirla Pino en el rechace de Nestor, pero al colegiado pitó fuera de juego.

 

Así las cosas, había llegado el momento de los de Fabregat en el partido. Pero, en el minuto 55, el colegiado José Manuel Fernández decidió seguir siendo protagonista y se inventó un penalti de Raúl Ruiz sobre Brais, que transformó Iglesias, haciendo doblete desde los 11 metros.

 

La historia del partido con 0-3 y el Celta B con uno menos, era muy clara, con unos minutos de juego con poco en juego más allá del intento de remontada de los de Fabregat. En el 61, Luque iba a hacer el 1-3 tras un gran disparo desde la frontal que sorprendió a Nestor.

 

A partir de ahí, los de Fabregat fueron mucho más superiores aún, pero el Celta B supo cerrarse bien atrás para defender el resultado y arriesgar lo menos posible. Solo se jugaba en campo del Celta B, con todos los hombres de Fabregat salvo Kike Royo en campo gallego, acosando a un rival muy bien plantado. De hecho, el equipo usó un 4-3-3 para defender y un 3-4-3 para iniciar las acciones ofensivas.

 

Con el pitido final (antes Aspas casi sorprende a Nestor desde la frontal y Pino tuvo la última) terminó una temporada convulsa para el equipo, que ha hecho un final digno de un líder, pero que debe mejorar muchas cosas y aprender de lo que no ha hecho o ha ejecutado mal.

 

 

Por ello, el CD Guijuelo debe pensar ya en renovar a Fabregat, a la gran mayoría de los jugadores y a tener el máximo número de efectivos posibles a mediados de julio para iniciar una nueva pretemporada que le lleve al éxito por el que merece luchar, que no es otro que codearse con los grandes del Grupo, por mucho que algunos quieran vender la imagen de club pobre. No, eso ya no vale para un equipo que acumula doce campañas seguidas en la categoría de bronce del fútbol español, que ha jugado play off, y Copa del Rey, midiéndose al Atlético de Madrid.

 

Hay que pensar a lo grande, pero para eso hay que contar con personal cualificado en todas las vertientes. Que pase la siguiente temporada...

Noticias relacionadas