El CD Guijuelo remonta a la heroica un 0-3 ante el Pontevedra
Cyl dots mini

El CD Guijuelo remonta a la heroica un 0-3 ante el Pontevedra

El CD Guijuelo hace lo bueno y lo malo en un partido en el que le condenaron tres errores que pusieron el 0-3 en el marcador. Dimas, Pino y Jonathan Martín, en la última jugada del partido, llevan a cabo una nueva hazaña para rescatar un punto.

FICHA DEL PARTIDO

 

1 CD GUIJUELO: Kike Royo; Raúl Ruiz, Julio Algar (m. 72 Suárez), Jonathan (c), Kevin García (m. 59 Fuster); Julián Luque, Omar Fleitas (m. 79 Cifo), Manzano, Pepe Carmona; Manu Dimas y Antonio Pino.

 

3 PONTEVEDRA: Edu; Ález Fernández, Álex González, Adrián León, Bruno; Kevin, M. Álvarez (m. 92, Jorge (m. 83 Mouriño), Prosi; Añón (m. 76 Goldar) y Etxaniz. 

 

GOLES: 0 - 1 minuto 17, Añón (p). 0 - 2 minuto 64, Etxaniz. 0 - 3 minuto 73, Etxaniz. 1 - 3 minuto 76, Dimas. 2-3 minuto 92, Pino.

 

ÁRBITRO: Antonio Alberola Rojas (colegio castellano-manchego). Amonestó a Julio Algar (m. 16) por parte del CD Guijuelo y a Bruno (m. 11), Jorge (m. 68) por parte del Pontevedra.

 

EN DETALLE: Partido correspondiente a la jornada 15 del Grupo I de Segunda B que ha enfrentado a CD Guijuelo y Pontevedra en El Municipal ante 500 espectadores. Se guardó un minuto de silencio por la muerte de un familiar del portero del juvenil, Cetu.

Hay veces que cuando un equipo lo hace todo gana el partido y, otras, en las que puede hacer incluso todo para perder. Ése fue el caso del CD Guijuelo, que cometió errores de bulto que le habían llevado a una derrota más que merecida contra el Pontevedra, que no tuvo piedad y se puso 0-3, merced a los errores de Jonathan Martín, Julio Algar y Raúl Ruiz, aunque no fueron los culpables del desastre hasta ese momento. Además, el equipo echó en falta el oficio y calidad de Antonio Ayala y de Carlos Rubén.

 

Pero, cosas del fútbol, el destino y las ganas del CD Guijuelo le llevaron a lograr una hazaña apelando a la heroica gracias a los goles de Manu Dimas, Antonio Pino y Jonathan Martín, quien se rehizo tras su error, para hacer el 3-3 en la última jugada del partido, con esa cabeza mágica que tanto le da al Guijuelo. Un punto que sabe a una victoria...

 

Jordi Fabregat suplió las ausencia de Carlos Rubén y de Ayala con la presencia de Julio Algar y de Omar Fleitas, dejando en el banco a Abel Pascual, que también contaba con papeletas para ser titular. Diego Manzano entró también en el once en lugar de Cifo y Manu Dimas acompañó en punta a Antonio Pino en detrimento de Suárez.

 

El choque comenzó con un Guijuelo que trató ser dominador y combinar bien en ataque, pero el Pontevedra estaba muy bien posicionado en el terreno de juego. No en vano, el equipo de Fabregat había salido muy intenso y eso se notaba en cada una de las acciones. Luque, Manzano, Raúl, Carmona y Pino contaban con mucha movilidad en diferentes zonas del campo y eso era positivo para los 'verdes'.

 

Pero, cosas del fúbol, un error en el minuto 16 le iba a costar muy caro al CD Guijuelo con un penalti de Julio Algar sobre Añón, que el propio delantero del equipo gallego se encargó de transformar ante un Kike Royo que rechazó el balón, pero no pudo evitar su entrada en la portería; se torcían las cosas para los salmantinos.

 

El gol no dejó 'KO' al CD Guijuelo, que lo siguió intentando a través del juego, pero fue el Pontevedra el que, a la contra, pudo hacer el 0-2 de no ser por Kike Royo, que salvó milagrosamente un mano a mano contra Etxaniz.

 

Pasaban los minutos y el equipo seguía con pausa y tranquilidad, aunque quizá hacía falta un poco más de presencia en el centro del campo y acierto en el último pase, en un buen partido del equipo, al que le faltaba chispa arriba. Mientras, los de Luisito buscaban robar y sorprender. Antes del pitido final, Kike Royo salvó los muebles con otra gran intervención. 

 

FALTA DE VELOCIDAD, ERROR Y...

 

 

En la reanudación, el CD Guijuelo siguió persistiendo en lo mismo, pero había que cambiar de marcha en ataque para darle más velocidad y precisión a las jugadas. El Pontevedra se agarró al penalti anotado para defender e intentar aprovechar algún error del rival... y poco más.

 

El paso de los minutos se había convertido en el peor enemigo para los de Fabregat, quien en el 60 movió ficha. Kevin García dejó su puesto a Fuster para retrasar a Manzano al lateral y a Carmona por delante, con Fuster por detrás de Pino y Manu Dimas caído al costado derecho. No en vano, Fuster y Dimas permutaban puesto.

 

Pero, en el 64, las esperanzas del CD Guijuelo en el partido iban a esfumarse después de un error de Jonathan en la entrega de la pelota, dejando a Etxaniz solo ante Kike Royo, que nada pudo hacer ante el delantero del equipo gallego. El 0-2 parecía una losa demasiado grande para levantar y encima ni Ayala ni Carlos Rubén estaban para darle otra cosa al equipo.

 

 

En el 73, otra indecisión de la defensa fue clave para regalarle a Etxaniz el 0-3, que llevaría el partido a un final no deseado para los de Fabregat, que se metieron ellos solos en la boca del lobo. Tres más tarde, una buena jugada individual de Dimas terminó en gol para darle un último empujón al equipo ante un casi imposible. Pino hizo el 2-3 de cabeza en el 92 y el capitán Jonathan Martín demostró su raza y carácter para hacer el 3-3 en un córner, a la heroica, reventando El Municipal, con esa cabeza que tantas cosas le da al equipo.

 

Con este empate que sabe a victoria, el CD Guijuelo se carga de moral para lo que viene, pero con la premisa de seguir aprendiendo lo que se puede y no se puede hacer. Aquí, el claro ejemplo de ambas cosas...

Noticias relacionadas