El CD Guijuelo 'encuentra' a Antonio Pino para derrotar al Promesas

El CD Guijuelo derrota al Real Valladolid B en El Municipal (2-1) y acumula ya cinco partidos sin perder para salir de los puestos de descenso. Carmona y Antonio Pino, los goleadores de un partido en el que hubo fases de sufrimiento.

 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

2 CD GUIJUELO: Kike Royo; Raúl Ruiz. Antonio Ayala, Jonathan Martín (c), Kevin García; Carlos Rubén, Luque; Cifo (m. 67 Manzano), Pepe Carmona (m. 76 Fuster); Antonio Pino (m. 90 Fleitas) y Suárez. 

 

1 REAL VALLADOLID B: Guille Lara; Dani Vega (m. 76 Becerra), Cobo (m. 45 Corral), Velasquez (m. 45 Suárez), Porto, Mario, Mari, Alvarado, Miguel, Pérez y Samanes.

 

GOLES: 1 - 0 minuto 3, Pepe Carmona. 1 - 1 minuto 55, Porto. 2 - 1 minuto 57, Pino.

 

ÁRBITRO: Mahomed Massat (Colegio castellano - manchego). Amonestó a Ayala (m. 18), Suárez (m. 36), Carlos Rubén (m. 54), Antonio Pino (m. 57) por parte del CD Guijuelo y a Mari (m. 38), Pérez (m. 46), Suárez (m. 66) y Becerra (roja directa) por parte del Promesas.

 

EN DETALLE: Partido correspondiente a la jornada 14 del Grupo I de Segunda B que ha enfrentado a CD Guijuelo y Real Valladolid B.

Antonio Pino encontró el gol y el CD Guijuelo logró la victoria. Esta ecuación suele tener (casi) siempre un final feliz y ojalá a partir de ahora se repita en cada nuevo examen del CD Guijuelo. El problema del gol parece ya olvidado para un equipo que se adelantó en el minuto 3 por mediación de Pepe Carmona tras una buena jugada individual y que hizo el 2-1 obra de Pino en la siguiente jugada tras encajar el 1-1. Mejor reacción imposible.

 

Con estos tres puntos, el equipo de Jordi Fabregat suma 15, sale de los puestos de descenso y acumula 5 choques sin conocer la derrota, racha que debe servir como pauta para el camino a seguir a partir de ahora.

 

Los 11 hombres que saltaron al terreno de juego del Municipal fueron casi los mismos que lograron un punto frente al Navalcarnero, con la entrada de Suárez por Dimas (sancionado), con el fin de dar continuidad a la base que mantiene con vida al equipo. Y, cosas del fútbol, caprichoso él, un equipo como el Guijuelo al que le cuesta hacer gol un mundo, iba a marcar a los tres minutos de comenzar el choque tras una buena jugada individual de Carmona.

 

El andaluz, tras una acción por la izquierda, se fue de su par y tras un disparo cruzado batió a Guille Lara para poner el primero y respirar un poco más tranquilo, ante la pasividad de la zaga pucelana. El dominio era del Guijuelo, que buscaba con ansia el juego por los costados y mover el balón de lado a lado.

 

No en vano, el filial pucelano también trataba de estirarse y pisar área rival, pero su inocencia y falta de experiencia no le dejaban finalizar las ocasiones. Carlos Rubén seguía imponiendo su ley en el centro del campo, al igual que la pareja Jonathan-Ayala en el eje de la zaga sin perder, por el momento, el orden.

 

En el 18, Antonio Ayala vio tarjeta amarilla por una falta casi en medio campo que le obligará a cumplir ciclo, por lo que no estará ante el Pontevedra en la jornada 15. El partido, mientras tanto, estaba en un punto en el que el CD Guijuelo tenía que dar un paso adelante para poder sentenciarlo cuanto antes. Aunque los ataques pucelanos llevaban balas de fogueo... al menos por el momento.

 

El equipo de Fabregat entró en uno de esos momentos para olvidar, en los que la intensidad y la claridad y la falta de ideas se adueñaron del equipo, dando alas a un Valladolid B que solo tenía que creérselo. Con el paso de los minutos llegó el descanso, quizá la mejor noticia para los de Jordi Fabregat.

 

INICIO DE LOCURA

 

 

En la reanudació, el partido siguió por los mismos derroteros, pero con momentos mucho más broncos y con un Guijuelo que se no atrevía a ir a por el partido. Carlos Rubén vio también la quinta amarilla y se perderá, al igual que Ayala, el choque ante el Pontevedra.

 

Y, precisamente por esa falta en tres cuartos, iba a llegar el empate del Promesas tras un fallo en la marca de la defensa, que dejó solo a Porto, que batió con la cabeza y picado a un Kike Royo que poco pudo hacer. Los peores presagios llegaron al Municipal, pero estos tardaron muy poco en diluirse... justo el tiempo que tardó Pino en recibir un balón entre líneas (en la siguiente jugada) para plantarse delante de Guille Lara, aguantar la 'tarascada' y batir al portero con calidad. Poco antes, el Guijuelo había reclamado un penalti sobre el andaluz, pero pareció carga legal del defensa pucelano.

 

El momento de locura en el que entró el partido pareció tocar a su fin y el CD Guijuelo debía centrarse en hacer el tercero, que Diego Suárez tuvo varias veces en sus botas, pero sigue sin poder resolver. Los de Fabregat se veían obligados a tirar de veteranía para sacar tres puntos completamente de oro y sumar así su quinto partido sin perder.

 

Cifo había dejado su puesto para la entrada de Manzano (siempre cumplidor) y Fuster había relevado a Carmona para dar frescura a las bandas del equipo salmantino en busca del preciado bien del triunfo... que llegó. Además, en los minutos finales, el Promesas se quedó con 10 por roja directa a Becerra.

 

Con el pitido final, el equipo de Jordi Fabregat sumó tres puntos para un total de 15, abandona los puestos de descenso, sigue su idilio con el gol y suma ya cinco partidos sin saber lo que es la derrota. Sin duda, el mejor camino para crecer y esperar ya a su próximo rival en casa: el Pontevedra. Carmona y Pino pusieron la magia del fútbol, que son los goles... y pudieron ser más si el equipo hubiese tenido más acierto.

Noticias relacionadas