El CD Guijuelo de Rubén de la Barrera, el CD Guijuelo de Ángel Sánchez

El entrenador gallego hizo historia al clasificar por primera vez al CD Guijuelo para jugar un play off de ascenso a Segunda B, igual que para la Copa del Rey. ¿Repetirá éxito Ángel Sánchez?

Ángel Sánchez y Rubén de la Barrera. ¿Qué tienen en común? ¿Qué les separa? ¿Cuál su principal nexo de unión? Así, a simple vista, muchos dirían que es mucho más lo que les aleja que lo que les acerca, pero no es así. El CD Guijuelo acercó sus caminos en el fútbol y eso ya quedará para la historia.

 

Retrocedemos a la temporada 2013-14, cuando un entonces desconocido Rubén de la Barrera (procedía del Villaralbo) tomó las riendas del CD Guijuelo avalado por su gusto por el balón y por ser un 'enfermo' del fútbol, que analizaba hasta el más mínimo detalle. Y lo sigue haciendo, algo que le ha llevado a una trayectoria imparable con solo 34 años.

 

En ese año, nadie podía imaginarse lo que iba a suceder nueve meses después; fue un 'parto' tardío y quizá un poco doloroso, sí, pero con el mejor final posible, el que ninguno alcanzaba a soñar: el CD Guijuelo se clasificó para el primer play off de ascenso a Segunda B de su historia, al tiempo que logró el billete para la Copa del Rey. ¿Por qué?

 

Al margen de lo futbolístico, donde el Guijuelo de De la Barrera sorprendió a propios y extraños, el secreto del éxito estuvo en el vestuario; en ir todos a una, en ser una pequeña gran familia y, lo más importante, todos creían en la misma idea e iban a muerte con ella.

 

Podríamos recordar, describir y contar mil y una historias de ese año mágico, pero la esencia es ésa, la base de todo éxito que 'revolucionó' una idea sobre este deporte, no solo en Guijuelo, también en una categoría como la Segunda B. El éxito de Rubén de la Barrera está ya más que probado, pero logró su primera y quizá más importante hazaña con solo 29 años, alcanzando el éxito cuando muchos aún siguen imberbes en un deporte tan exigente como el fútbol.

 

 

En la actualidad, cinco temporadas y muchas experiencias después, quizá esa brillante historia pueda repetirse, porque la mochila de recuerdos y similitudes de esa brillante época es muy similar a la actual, y con un 'comandante' nuevo que tiene en el fútbol su pasión, es muy perfeccionista y, como él mismo se ha encargado de repetir una y mil veces... "El respeto no se logra imponiendo cosas y sí haciendo que los jugadores crean en ellas". Sí, hablamos de Ángel Sánchez, quien basa su método de vida y trabajo en algo tan simple y poco probable como la normalidad.

 

Eso sí, no va a ser fácil, ni mucho menos, repetir esa hazaña, porque la temporada actual del CD Guijuelo no ha hecho otra cosa que poner zancadillas a un equipo y un cuerpo técnico que se han levantado una y otra vez en este camino que puede llegar, quién sabe dónde. El secreto, al margen de un estilo de fútbol con similitudes y diferencias está en CREER en lo que uno hace y hacer que los demás hagan lo mismo. Vamos, una utopía que en esta ocasión todos se han empeñado en desterrar, para pasar a ser una gran familia 'verde'. 

 

 

Dicen que los malos momentos unen más, y de eso el CD Guijuelo es catedrático. Ya saben aquello de: “No importa lo fuerte que golpeas, sino lo fuerte que pueden golpearte”. 

 

Fútbol, unión, compromiso, familia, ir todos a una, ilusión y normalidad. Quizá haya cosas mucho más llamativas o que llenen la boca de otros, pero ése es el secreto de un éxito que el CD Guijuelo de Rubén de la Barrera logró contra todo pronóstico, con muchos factores en contra, y que a punto estuvo de lograr el precursor de este estilo en el equipo 'verde'. Que nadie olvide a Imanol Idiakez.

 

Pero, además de lo mencionado con anterioridad, conviene recordar que Rubén de la Barrera dirigió a Ángel Sánchez o Ángel Sánchez estuvo a las órdenes de Rubén de la Barrera (el orden de los factores no altera el producto) y eso marca. Tres jugadores 'sobreviven' de aquella época, como Jonathan, Carlos Rubén y Razvan, curtidos en mil batallas. Por eso, si me dan a elegir entre uno u otro Guijuelo, no tengo duda: me quedo con los dos.

 

Con el de Rubén de la Barrera por lo que consiguió y por la manera en la que lo hizo. Cuando nadie lo esperaba, cuando muchos les tildaban de locos (bendita locura...). Y, con el de Ángel Sánchez, por lo que puede lograr y el modo en el que puede conseguirlo. Eso sí, con una salvedad: aunque no repita la historia, se ha ganado el respeto de mucha gente en este mundo que no siempre es fácil. Me pongo el primero en la fila.

 

Comentarios

Socio Guijuelo 10/04/2019 01:47 #4
Los dos, muy buenos entrenadores y buena gente, les deseo lo mejor para los dos.
bueno y malo 10/04/2019 00:12 #3
porque se dice lo bueno y lo malo, ahora toca lo bueno. Bravo!!
****** 09/04/2019 21:13 #2
Estupendo Chema Diez buen reportaje. También gracias de un aficionado al fútbol.
guijuelense 09/04/2019 19:38 #1
Gracias tribuna por estar siempre con el guijuelo.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: