El CD Guijuelo, castigado sin razón en Pontevedra

Fotos: Víctor Lorenzo - Galifútbol)

El CD Guijuelo cae de manera inmerecida frente al Pontevedra (2-1) tras ser castigado con un penalti y la expulsión de Álvaro al filo del descanso. Los de Fabregat (también expulsado) dieron la cara y merecieron, como mínimo, un empate.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

PONTEVEDRA CF: Edu; Miguel, Bonilla, Portela, Bruno; Kevin, Miki (m. 56 Añón), Jacobo Trigo, Abel; Álex González (m. 79 Álex F.) y Mario Barco (m. 15 Mateo Ferrer).

 

CD GUIJUELO: Kike Royo; Ángel Sánchez, Héctor, Ayala (m. 75 Piojo), Álvaro, Raúl; Carles, Juliá, Carmona (m. 75 Dimas), Aspas y Pino.

 

GOLES: 1 - 0 minuto 46, Bonilla. 1 - 1 minuto 49, Ángel Sánchez. 2 - 1 minuto 55, Abel.

 

ÁRBITRO: Miguel Ángel Ortiz Arias (colegio madrileño). Amonestó a Portela (m. 68), Loureiro (m. 87) y Suárez (m. 90)por parte del Pontevedra y a Ayala (m. 2), Pino (m. 29), Ángel Sánchez (m. 40), Héctor (m. 46 y 47, expulsado), Jordi Fabregat (m. 47, expulsado) y Jonathan (m. 88) por parte del CD Guijuelo.

 

EN DETALLE: Partido correspondiente a la jornada 20 del Grupo I de Segunda B que ha enfrentado en El Pasarón a Pontevedra y CD Guijuelo.

El CD Guijuelo comienza el año con una injustica... ésa que le privó de lograr algo positivo del campo de un Pontevedra imbatido en su estadio en la primera vuelta, y que vio como un Guijuelo valiente, con balón y muchas ganas le puso en apuros, pese a que el colegiado quiso convertirse en protagonista.

 

Y lo logró justo al filo del descanso tras señalar un penalti más que dudoso de Álvaro sobre Mateo, que le costaría además la expulsión al central por cometer la pena máxima y, luego, protestar, cargándose el partido el colegiado Ortiz Arias, quién mandó también a la calle a Fabregat, además de mostrar un carrusel de tarjetas al Guijuelo.

 

Lejos de venirse abajo, el CD Guijuelo respondió y empató por mediación de Ángel, y solo un error tras un córner (2-1) privó al equipo de puntuar en Pasarón. Con uno menos durante 45 minutos, los de Fabregat fueron superiores al Pontevedra, al que encerrarron atrás en los minutos finales, y solo la falta de puntería le privó de sumar un punto, porque de la victoria ya que se encargó el colegiado. Buen inicio de año en juego y sensaciones para el Guijuelo, que no en resultados, con una derrota injusta.

 

Fabregat salió de inicio con tres centrales muy abiertos (Héctor-Ayala-Álvaro), con Ángel y Raúl en las bandas, Carles y Juliá en el medio y Carmona, Aspas y Pino como hombres más adelantados, con el fin de no renunciar al balón, pero sí guardarse bien las espaldas y tratar de sumar en un campo que solo había ceddio dos puntos de 30 posibles.

 

El dominio inicial corrió a cargo de los de Luisito con los hombres de arriba muy activos, Jacobo Trigo y Ález González, y Abel moviendo bien al equipo, lo que provocó acercamientos de los gallegos al área salmantina. En el minuto 2, Ayala iba a cometer una falta que el colegiado castigó con tarjeta amarilla, condenando desde el inicio al central del Guijuelo, que debía medir, y mucho sus acciones a partir de ese momento.

 

El Guijuelo se estiraba y tuvo una ocasión que Pino remató mal a centro de Ángel desde la izquierda, repondiendo enseguida el Pontevedra. Y el partido seguía con esa premisa, igualando el Guijuelo la posesión del balón, encontrado en Raúl Ruiz a un auténtico puñal por banda derecha, que ponía en aprietos a la zaga viguesa. Los de Fabregat tenían que estar también muy atentos a las contras de los de Luisito, que mandaban hasta ese momento.

 

 

Pero, rebasados los 20 minutos de juego, el CD Guijuelo comenzó a tener más protagonismo con balón, con el fin de romper el planteamiento de los de Luisito, que demostraban por qué están en play off e imbatidos en su feudo. Pero, los de Fabregat habían resistido al inicio y contaban cada vez con mayor protagonismo.

 

No en vano, esa presencia con balón y con mayor juego al primer toque no lograba traducirse en gol ya que los acercamientos no tenían el premio del gol por el buen hacer de la zaga del Pontevedra. Ante las ausencias de Jonxa, Luque y Nestor, Raúl y Pino habían tomado un papel, más protagonista en el plano ofensivo, con la ayuda de Aspas. Los verdes se habían crecido por méritos propios.

 

Además, en el lado 'oscuro, Carles Marc se convirtió en un jugador fundamental para dar equilibrio a un Guijuelo que se había venido arriba tras los primeros 20 minutos, y que había terminado controlando el choque.

 

DESPROPÓSITO ANTES DEL DESCANSO

 

Pero, cosas del fútbol, en el minuto 46, el rumbo del partido iba a cambiar por completo, por varias deciciones más que discutibles (no pareció pena máxima) por parte del colegiado Ortiz Arias. La primera de ellas fue el penalti que señaló en el minuto 46, en una acción de Álvaro, cuando éste ya había despejado el balón en una pugna con Mateo Ferrer. Esta acción, más que dudosa le costó la tarjeta amarilla al defensa del Guijuelo, quien fue expulsado tras marcar Bonilla el 1-0 desde los 11 metros, tras pedir explicaciones al colegiado.

 

Después de las protestas del CD Guijuelo, el defensa terminó expulsado al igual que el entrenador Jordi Fabregat, indignado por todas las decisiones tomadas por el colegiado, rompiendo el partido y dando al traste con muchas opciones de sacar algo de Pontevedra por parte de los salmantinos, indignados, y con razón, porque cuestiones ajenas a su juego habían decantado el partido en su contra.

 

UN GUIJUELO FIEL HALLA SU PREMIO...

 

Ya en la segunda mitad, el CD Guijuelo optó por no volverse loco y quiso tener el balón con el fin de intentar rebasar a su rival por este medio y hacer menor la desventaja de jugar con uno menos. En uno de sus acercamientos, la pelota terminó en saque de esquina, que iba a ser el preludio del empate de los salmantinos.

 

Así, un mal despeje de Edu y un error de la defensa del Pontevedra, permitieron a Ángel Sánchez golepar la pelota tal y como le venía, para hacer el 1-1 y mucha justicia en el marcador, en un arranque de compromiso y actitud de los de Fabregat.

 

 

No en vano, y con la mala fortuna como protagonista, el CD Guijuelo iba a ver cómo el Pontevedra hacía el 2-1 de la misma manera que el equipo salmantino hizo el empate. Los de Fabregat no supieron rechazar un saque de esquina y en segunda jugada, Abel remató desde la frontal cruzado para batir a Kike Royo, y castigar en exceso a los 'verdes'.

 

A partir de ahí, el Guijuelo siguió teniendo claro qué tenía que hacer y lo hacía siendo consciente de las limitaciones que le hacían jugar con uno menos. Tocaba el balón y esperaba su oportunidad, sin descuidar la zona defensiva ya que un tercer gol sí que cerraría el partido de manera definitiva.

 

En el 75, Fabregat se jugó el todo por el todo dando entrada a Piojo y Dimas por Carmona y Ayala, colocando una línea de tres atrás con Raúl, Héctor y Ángel, con Piojo y Aspas en las bandas, Carles y Juliá en el medio y Dimas y Pino arriba. De hecho, en el 78, el canario se topó con Edu en un mano a mano del Guijuelo, que Dimas no supo definir para colocar lo que hubiese sido un más que justo empate.

 

Y es que, el CD Guijuelo no daba la sensación de estar jugando con uno menos sobre el campo, porque su despliegue físico fue importante, igual que su capacidad para crear peligro con balón, en uno de los mejores partidos del equipo esta campaña. De hecho, los salmantinos encerraron a un Pontevedra que en una acción a la contra pudo hacer el tercero, pero que no fue, ni mucho menos, mejor que el Guijuelo.

 

Con el árbitro protagonista y la mala suerte, el Guijuelo inicia el año ligueron con derrota, pero con buenas sensaciones en juego y compromiso. Si el equipo sigue en esta línea, la salvación está segurada... pese a que añade un partido más sin sumar puntos.

Noticias relacionadas