El CD Guijuelo ajusta la 'escopeta' para derrotar al Unión Adarve

El CD Guijuelo derrota al Unión Adarve en El Municipal (3-1) gracias a los goles de Jonathan Martín, Antonio Pino y Pepe Carmona.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

3 CD GUIJUELO: Kike Royo; Carlos Rubén, Antonio Ayala, Jonathan Martín (c), Manzano; Borja, Luque, Fuster (m.90 Cifo), Carmona (m. 84 Omar); Manu Dimas (m. 72 Suárez) y Pino. 

 

1 UNIÓN ADARVE: Parra; Leo, Jesús, Olmedo (m. 65 Gianni), Juanma; Nicho, Jacobo, More (m. 53 Darío), Fran; Iván Mateo y Wojcik.

 

GOLES: 1 - 0 minuto 9, Jonathan Martín (p). 2 - 0 minuto 64, Pino. 2 - 1 minuto 82, Wojcik. 3- 1 minuto 83, Carmona.

 

ÁRBITRO: Pablo Brea Peón (colegio gallego). Amonestó a Fabregat (m. 30), Borja (m. 44) por parte del CD Guijuelo y a Parra (m. 9), Leo (m. 44), Olmedo (m. 44), Víctor Cea (m.60), Juanma por parte del Unión Adarve.

 

EN DETALLE: Partido correspondiente a la jornada 17 del Grupo I de Segunda B que ha enfrentado en El Municipal a CD Guijuelo y a Gimnástica Segoviana.

El CD Guijuelo revisó y arregló su escopeta (aún falta engrasarla un poco más) para apuntar al Unión de Adarve y acertar gracias a Jonathan Martín, Antonio Pino y Pepe Carmona que arreglaron un partido que fue muy incómodo para los de Fabregat, desde el momento en el que el capitán anotase el primer gol en el minuto 9.

 

Jonathan no falló y le dio ventaja al equipo, que a partir de ahí iba a sufrir más de la cuenta hasta el minuto 64 de partido, cuando Pino hizo el 2-0, el de la tranquilidad, llevándose las manos a las orejas para cargar contra las críticas por sus errores en partidos anteriores... fallando después claras ocasiones de gol. Pero lo importante es que volvió a ver puerta. Entre medias, Kike Royo tuvo dos intervenciones de mérito, sacando de nuevo 'el santo' a relucir. Wojcik dio el susto con el 2-1 en el 82, pero Pepe Carmona a la contra, y un minuto después hizo el definitivo 3-1.

 

Jordi Fabregat solventó la baja en el lateral derecho de Raúl Ruiz (por sanción) dando entrada a Carlos Rubén ese puesto de la defensa, sacrificando el centro del campo con la entrada de Borja, que volvía al equipo mucho tiempo después, para formar pareja con Luque. Arriba, Fuster y Carmona se repartían las bandas con Pino y Dimas en punta.

 

El choque comenzó con un CD Guijuelo muy intenso, que salió a morder y a por todas al partido presionando arriba la salida del rival e intentado generar acciones rápidas en ataque. Y fruto de ese dominio y esa intensidad, llegó el primer gol del CD Guijuelo tras un pase interior de Borja a Pino, que el andaluz quiso llevar hasta el gol, pero el portero del Unión Adarve le derribó cuando se iba solo.

 

Penalti clamoroso y tarjeta amarilla para el portero del equipo madrileño, cuando el color de la tarjeta debió ser otro… El capitán Jonathan Martín cogió el balón, lo colocó desde los 11 metros y sin dudar puso el balón casi en la escuadra para hacer el 1-0 y dar tranquilidad al equipo. El '5' ya era pichichi del equipo con 4 tantos.

 

Con el gol, el equipo madrileño no se descompuso y el CD Guijuelo pareció bajar un poco el pistón del inicio de partido, por lo que los visitantes gozaron de un mayor peso en el partido. Los de Fabregat seguían intentando buscar a Pino por dentro o caído a banda, con Fuster muy activo por el lado derecho.

 

El paso de los minutos sirvió para confirmar que el Adarve seguía muy vivo y así lo dejó claro en una contra bien ejecutada por los de Víctor Cea, que terminó con un mano a mano de Wojcik frente a Kike Royo, que el 'santo' resolvió a la perfección, como en él es habitual, salvando el empate. Y es que, el Adarve estaba mejor en el choque desde el gol... eso sí, el CD Guijuelo intentaba tener el baló, pero no le duraba mucho.

 

PARTIDO PELIGROSO... PERO SOLUCIONADO

 

 

En la reanudación, el guion del partido no varió y el Unión Adarve seguía creyendo que podía sacar algo de un campo como El Municipal, ante un Guijuelo al que le faltaba centro del campo, o lo que es lo mismo, Carlos Rubén junto a Luque para darle más criterio y sentido al balón. Y es que el andaluz estaba en el lateral derecho, cumpliendo como siempre. Borja, por su parte, cumplió sin más en su regreso al equipo, siendo éste el camino para poder ser útil al equipo.

 

Y es que, los problemas del Guijuelo para encontrar a los hombres de arriba eran continuos. Solo la velocidad por banda o los robos tras presión ofrecían alternativas en el juego ofensivo. Pero el cántaro de los madrileños estaba llegando ya demasiadas veces y en alguna se podía romper... de hecho, en el 59, el Adarve pidió con insistencia un penalti por mano de Ayala dentro del área.

 

En el 62, el colegiado gallego, Pablo Brea, que ya le había cogido la matrícula a Jordi Fabregat, le expulsó por doble amarilla, en un castigo demasiado riguroso, ya que la actuación del colegiado estaba dejando mucho que desear por sus múltiples errores de apreciación. En el 62, Pino tuvo el 2-0 y la sentencia, pero no acertó, algo que sí hizo en el 64, después de recibir un buen balón de Carmona para plantarse ante Parra y hacer el 2-0, llevándose las manos a las orejas por las críticas recibidas... y ser el pichichi junto al capitán (4 goles).

 

 

A partir de ahí, el choque tuvo ida y vuelta, y eso provocó desajustes en ambos equipos, con el 2-1 obra de Wojcik para el Unión Adarve, al que respondió el CD Guijuelo con una contra de Pepe Carmona, que resolvió a la perfección una acción individual para hacer el 3-1, ajustar la escopeta y lograr 3 puntos de oro... aunque aún tiene que engrasarse un poco más.

Noticias relacionadas