'El caso Montes' llega al final con el último episodio rodado en el pueblo de La Peña

La Peña en Salamanca. (Foto: El caso Montes)

La tercera y última entrega de 'El caso Montes' ya está disponible para todos los peñatos y seguidores. El documental rodado en el pueblo de La Peña trata la figura de los vampiros. 

Todos los peñatos y los aficionados a la ciencia y al misterio ya pueden ver la última parte del documental 'El caso Montes', filmado en el pueblo salmantino de La Peña, en el parque natural Arribes del Duero.

 

La serie-documental consta de tres episodios de unso diez minutos cada uno. Todos los vecinos del pueblo de La Peña se sienten muy idenficicados con las localizaciones del film.

 

EPISODIO 1

 

 

EPISODIO 2

 

 

La revista Muy interesante ha estrenado la última parte del corto-documental basado en una historia de vampiros con unos escenarios muy conocidos para todos los vecinos del pueblo salmantino de La Peña. El corto es parte de un proyecto financiado por FECYT llamado Ciencia o Ficción.

 

EPISODIO 3

 

 

En el montaje final se aprecian varias localizaciones del municipio de La Peña como la Plaza Constitución o el interior de la iglesia parroquial de San Pedro. Además, de jugar con las imágenes de la increíble Peña Gorda que da nommbre al pueblo del Parque natural de Arribes del Duero. El puente de Pereña de la Ribera también ha sido una de las localizaciones cercanas a La Peña que ha sido utilizado por por responsables del rodaje. En el film, no solo han participado actores de Salamanca y de Zaragoza, también ha participado una niña del municipio que ha sabido hacerse la muerta bajo el intenso frío del invierno peñato.

 

 

 

¿Cómo es El caso Montes?

En “El caso Montes” hablan de los vampiros que tienen su origen en el folklore, diametralmente distintos a los de la literatura y el cine, prolongación del Drácula de Bram Stoker. Estos últimos son no-muertos de tez pálida y seductores, que fueron humanos pero murieron a causa del mordisco de otro vampiro para volver luego a la vida. Su apetito por la sangre es casi una pulsión, sobretodo sangre joven, y usan su innegable atractivo para seducir a su presa antes de alimentarse.

Noticias relacionadas