El caso de la pista de squash de la Aldehuela que no se ha llegado a estrenar
Cyl dots mini

El caso de la pista de squash de la Aldehuela que no se ha llegado a estrenar

La pista de squash de La Aldehuela, única en Salamanca, y cerrada desde el primer día.

La pista de squash de la ciudad deportiva no se usa porque tiene el parquet levantado desde que se puso. Ha sido 'borrada' del mapa de la instalación.

En marzo de 2016 las nuevas instalaciones de la ciudad deportiva de La Aldehuela abrieron sus puertas tras una millonaria inversión pública. La instalación alberga campos de fútbol, de baloncesto, de tenis y de pádel, un campo de rugby, frontones, un rocódromo, una zona de skate y patinaje, vóley playa, circuito para coches de radio control, campo de tiro con arco... además de la pista cubierta de atletismo y el velódromo. A buena parte de ellos se accede pagando (otras son libres), pero su mala gestión es una evidencia: muchas no las usa ni una persona al día. Pero hay un equipamiento en concreto que no es posible usar ni pagando ni gratis: la pista de squash.

 

La pista es la única cubierta y pública de Salamanca, pero a día de hoy está cerrada a cal y canto. Y lo peor es que no se ha podido usar en el año y medio que lleva la instalación abierta. El problema es que fue construida con un defecto y está inutilizable a pesar de que no se ha llegado a estrenar. Hace unos meses, varios aficionados a este deporte se quejaron a TRIBUNA de la situación de esta pista. Y este medio ha podido comprobar que la pista de squash sigue cerrada a cal y canto: en 2017 no tuvo ni un usuario ni recaudó tasa alguna. Eso supone que la pista sigue, a día de hoy, sin estrenar.

 

La pista, en realidad, ha sido borrada del mapa... literalmente. Su ubicación ha desparecido del mapa de la instalación: está la leyenda pero no aparece localizada con su número, el 13. Cuando se llega allí se comprueba que la pista está cerrada con una valla exterior y con la habitual puerta de cristal de estas pistas. Desde fuera se ve que las tablillas de su parquet están levantadas.

 

La pista no está disponible, no lo ha estado nunca y sufre un problema de origen, humedades que han hecho que se levante su parquet y que hace imposible jugar. Curiosamente, y a pesar de que no se puede usar, el Ayuntamiento ha actualizado sus precios y se mantiene en la ordenanza una tarifa de algo más de 7 euros por usarla.

 

Por ahora, eso es imposible, y no parece que vaya a cambiar. En cerca de tres años nadie se ha molestado en arreglarla o en reclamar a la empresa que la instaló la consabida garantía de la instalación.