Actualizado 06:07 CET Versión escritorio
Salamanca

El Carnaval del Toro deja una inversión de más de 330.000 euros y unos ingresos de 130.000 para las arcas municipales

La Comisión Especial Taurina ha celebrado su última sesión en la que ha anunciado el balance económico y da por finalizados los trabajos de organización de esta fiesta

Publicado el 05.06.2018

El pasado Carnaval del Toro de Ciudad Rodrigo ha supuesto una inversión de 338.016,44 euros y unos ingresos para el Ayuntamiento mirobrigense de 130.253,22 euros. Así lo ha dado a conocer la última Comisión Especial Taurina del Carnaval del Toro 2018, que se ha celebrado este 5 de junio y en la que se ha hecho el balance económico de esta fiesta.

 

De esta forma, la Comisión "valora positivamente la inversión realizada, ya que se siguen manteniendo los mismos valores que en pasadas ediciones, haciendo un claro ejercicio de responsabilidad a la hora de afrontar el gasto público", han destacado. Así, la mayor partida de gasto de estas fiestas ha sido la adquisición de los toros para los festejos populares, en los que se han invertido algo más de 83.000 euros, mientras que para los astados de los festejos mayores se han destinado unos 24.000 euros. Asimismo, también destacan los 32.000 euros de los servicios sanitarios, los 30.000 de las instalaciones o los casi 20.000 euros destinados a los desfiles, bailes y animación.

 

Por su parte, los ingresos superaron los 130.000 euros, de los que cerca de 60.000 proceden de las tasas de ocupación de la vía pública. Además, el Consistorio mirobrigense ha recibido casi 20.000 euros del importe de la carne de los toros y más de 16.000 por el abono de la instalación de los tablaos.

 

Con la presentación de los informes económicos se ha dado por concluido el trabajo de la organización del Carnaval del Toro, que se empezó a desarrollar en septiembre del año pasado y que ha finalizado con la disolución de la Comisión Especial.

COMENTARComentarios

  • #1 Chus y Mus

    07/06/2018 17:40

    Aquí al menos dan unas cifras, reales o imaginadas. En Ledesma todo lo contrario. Ni reales ni maginadas.