El Carnaval de Ciudad Rodrigo cierra el círculo: un año entero 'en blanco' y la Semana Santa de nuevo en duda
Cyl dots mini

El Carnaval de Ciudad Rodrigo cierra el círculo: un año entero 'en blanco' y la Semana Santa de nuevo en duda

El carnaval mirobrigense fue lo último que se celebró antes del estado de alarma: este 2021 se ha suspendido como pasó con las Ferias y Fiestas y como va a pasar con la San Silvestre o la Cabalgata.

La suspensión oficial del Carnaval del Toro de Ciudad Rodrigo cierra el círculo de la suspensión de eventos multitudinarios por culpa del Covid. El carnaval mirobrigense fue prácticamente el último evento periódico del calendario que se celebró antes de la llegada de la pandemia, ya que la fase final de la Copa de la Reina (celebrada en Salamanca a principios de marzo, pocos días antes del estado de alarma) era un evento puntual. Desde entonces, el calendario ha sido una sucesión de 'X' de color rojo en el calendario.

 

Ahora el Carnaval de Ciudad Rodrigo supone completar un año entero de suspensión de actos que empezó justo después, y veremos si no llega más allá. Los planes de vacunación y la permanencia de las medidas antiCovid van a complicar mucho los eventos multitudinarios o con público, ya sea al aire libre o en interior: el carnaval mirobrigense es una de esas celebraciones que no encajan con la situación. La permanencia del Covid más allá de 2021 invita a pensar que habrá más suspensiones.

 

Lo primero en caer fue la Semana Santa: se suspendió primero un besapiés multitudinario y después las procesiones. Y de nuevo vuelve a estar en duda porque las aglomeraciones van a estar prohibidas durante mucho tiempo. La vacunación empezará previsiblemente entre diciembre y enero, pero primero en grupos de riesgo. La previsión del Gobierno es que para junio esté vacunado menos del 50% de la población, con lo que las normas de higiene y distancia, como la mascarilla obligatoria o la limitación de aglomeraciones y aforos, van a estar vigentes mucho tiempo. En esas condiciones, es difícil que se puedan celebrar los desfiles procesionales, al menos, no como los hemos vivido siempre.

 

Un año entero de actos suspendidos

Las primeras suspensiones de eventos en Salamanca datan de marzo y la primera gran cancelación fue el popular besapiés del Rescatado que ya tuvo que suspenderse. Eso sí, esta tradición se inició y llegó a celebrar su acto del jueves, previo al multitudinario besapiés, que sí se canceló. A partir de entonces, y con el estado de alarma, se sucedieron las cancelaciones.

 

La primera gran decisión fue la suspensión de las procesiones de Semana Santa, que todavía generó debate, pero que no se celebró. El 12 de marzo se suspendían las clases. Después cayeron el Lunes de Aguas, la Feria del Libro de mayo, las comuniones, el Mercado de Ganados, oposiciones, competiciones deportivas... Ya en verano le tocó el turno a las Fiestas de San Juan que se limitaron a una programación 'online', a todas las fiestas patronales, algunas señaladas como el Cristo de Cabrera, las Ferias y Fiestas de septiembre en Salamanca con la Feria de Día, Salamaq, los toros...

 

El inicio del curso supuso alguna alegría con el regreso de algunas competiciones deportivas, la vuelta a las aulas y a las universidades o el Fácyl, pero hubo más suspensiones. Las primeras, las habituales fiestas de las facultades que, con los aforos limitados y la prohibición de grandes aglomeraciones siempre eran inviables: sí hubo fiestas en pisos que han complicado la situación. Además, también se ha suspendido ya la popular Liga de Cross de Cabrerizos.

 

El puente del 12 de octubre y el de diciembre han pasado en plena segunda ola, con restricciones a la movilidad, y se eseran unas Navidades sin grandes celebraciones: hay límite de personas y toque de queda para las fechas señaladas. Se ha suspendido la Nochevieja Universitaria, inviable; tampoco está previsto que se celebre la Vuelta Popular San Silvestre, en la que participan miles de atletas y que tendrá versión online; si, como parece, se mantienen las limitaciones a reuniones, será difícil que haya cenas y reuniones de Navidad al nivel de otros años. Y por último la Cabalgata será online.