El carbón ya no es para los que han sido malos