El campo en Salamanca en 2016: la Lonja se estrella, la PAC busca su futuro y Asaja pierde el rumbo

El campo salmantino ha dejado más sombras que luces en este año 2016 que ha dicho adiós. Uno de los sectores punteros en la economía provincial como la agricultura y la ganadería sigue maltratada por na Diputación a la que se la ha ido de las manos la Lonja Provincial. 2016 fue el año en el que Asaja cambió de presidente y perdió el rumbo. El lobo sigue asustando...

Hablar del campo en Salamanca es hacerlo de una parte más que importante del PIB de la economía provincial. Así lo reconocen los políticos, pero no actúan en consecuencia con sus palabras porque en ocasiones parecen olvidar al sector del que 'sale' todo lo que comemos. es más, hasta en ocasiones se encargan de no defender los productos de la tierra y sí los foráneos, porque aquello de maltratar lo nuestro porque los de fuera es mejor. Muy salmantino y español es...

 

No en vano, hablar del campo en el año 2016 es hacerlo, como no, de la Política Agraria Comunitaria, de una Lonja de Salamanca que apenas tiene relevancia, de un sindicato como Asaja que ha perdido el rumbo con las nuevas elecciones o de un problema que sigue enquistado para los ganaderos de la provincia: el lobo.

 

LA PAC: el campo siempre está a vueltas con la Política Agraria Comunitaria. Preocupa, y mucho, qué pasará con estas subvenciones después del periodo 2014-2020, que ya costó encauzar. La figura de agricultor profesional es la más cuestionada porque son muchos los que reciben fondos europeos sin apenas ejercer la actividad agraria. Sectores como el ovino o el vacuno piden mayores ingresos y la apicultura sigue estable. Ahora, el objetivo es recibir ayudas por superficie sembrada para evitar los conocidos 'engaños'. En el ámbito de Castilla y León, Salamanca tiene el privilegio de ser la provincia que cuenta con un mayor nivel de fondos en forma de ayudas económicas.

 

Javier Iglesias y Jesús María Ortiz reparten caramelos en periodo electoral en la Lonja. Para eso ha quedado...

 

LA LONJA SE QUEDA ATRÁS: es una pena que una herramienta tan útil como es la Lonja de Salamanca apenas tenga representatividad en el sector por culpra de quiénes la gestionan. Y es que, son los propios vocales de las diferentes mesas los que se encargan de indicar que nadie se orienta por los precios que marca esta Lonja, cuando hace años era una referencia. La incapacidad de algunos presidentes y la poca profesionalidad de muchos vocales no hacen otra cosa que abocar a esta herramienta al fracaso. Poco más que añadir... ¿dónde está Javier Iglesias?

 

 

ASAJA PIERDE EL RUMBO: el sindicato agrario Asaja Salamanca ha cambiado (y perdido) el rumbo. La renuncia de Luis Ángel Cabezas a presentarse a la reelección dejó a la organización sin una cabeza visible y con un resultado devastador para sus intereses. Juan Luis Delgado, inexperto en estas lides, tomó las riendas del sindicato. Poco o nada se conoce de su gestión y de su aportación, y eso dice mucho. Incluso la Alianza, con menos relevancia, le está ganando terreno en el sector.

 

EL LOBO: pasan los años y el problema no desaparece. Ecologistas y ganaderos ven una situación completamente diferente y la administración no termina de decidir qué hacer. 2016 se ha cerrado con casi 150 ataques al ganado en Salamanca con las pérdidas que ello conlleva para los profesionales y sin ninguna solución. El sector dice que sí puede convivir con este cánido, pero no así. Junta y Ministerio están a la espera de que Europa siga si acepta o no que el lobo deje de ser especia protegida al sur del Duero y sea "gestionable".