El campo demanda más lluvias y menos frío

El cereal es el más beneficiado de la situación actual ya que en los pastos y charcas, el agua no ha tenido aún ningún efecto
El campo lleva dos semanas recibiendo la medicina de la lluvia, pero no es suficiente, ni mucho menos porque no ha llovido prácticamente nada para los intereses de los profesionales, y además el frío, no beneficia en nada el desarrollo de los cereales.

Así lo indican al menos profesionales de la zona de La Armuña, donde no ha llovido casi nada para lo que el campo necesita, aunque “es cierto que los cereales reciben muy bien todo el agua que cae. No en vano, estas lluvias son muy buenas y ojalá siga así mucho tiempo como mínimo, aunque esperábamos más precipitaciones”, señala Raúl del Brío, agricultor de Aldearrodrigo.

Es más, los cereales, que se encontraban en una situación crítica, casi han revivido gracias a las lluvias porque han absorbido todo el agua, aunque el frío no es el mejor compañero de viaje por lo que sería necesaria una subida de las temperaturas para que el desarrollo de los cultivos fuese mejor y más productivo.

Por su parte, para las charcas y los pastos, la cantidad de agua que ha caído sobre ellos no ha tenido prácticamente ningún efecto “ya que se necesita mucha cantidad para que las charcas vuelvan a ser lo que eran porque están igual que hace unas semanas. Y el pasto, más de lo mismo”, señala Del Brío.

Por tanto, los agricultores de la provincia estarán pendientes del tiempo para ver si aumentan las precipitaciones y los termómetros tienden al alza.