El campo de Salamanca se vuelve a hartar, ahora por el lobo: "Si los agricultores caemos, detrás vendrá toda la provincia"
Cyl dots mini

El campo de Salamanca se vuelve a hartar, ahora por el lobo: "Si los agricultores caemos, detrás vendrá toda la provincia"

Cerca de 300 vehículos recorren el centro de Salamanca para protestar por la protección del lobo y advierten de sus consecuencias: ganadería y agricultura en serio peligro y daño a la economía de la provincia.

Las organizaciones agrarias con mayor representación en Salamanca, Asaja, Coag y Upa, han vuelto a tomar hoy las calles de la capital del Tormes para protestar por el nuevo estatus de protección del lobo y las negativas consecuencias que auguran para la ganadería de extensivo. Lo hacen un año después de la histórica tractorada que colapsó la capital y hoy, aunque con sólo tres tractores, la caravana de coches de profesionales del campo ha vuelto a atascar el centro de la ciudad en protesta por el enésimo ataque a la actividad primaria.

 

En total, un par de centenares de coches han participado en una marcha motorizada abierta por tres grandes tractores y que ha vuelto a poner de manifiesto lo hartos que están los agricultores y ganaderos de la provincia. Para ponerlo de manifiesto, la caravana ha recorrido buena parte del centro de Salamanca, desde el aparcamiento de Madres Bernardas en la avenida de La Aldehuela, subiendo por Canalejas hasta Plaza de España y siguiendo hasta la puerta de Zamora y vuelta a plaza de España para girar hacia Gran Vía y llegar a la subdelegación del Gobierno. Un recorrido suficiente para causar el efecto deseado.

 

Las asociaciones ven que "nuestra ganadería está en un riesgo grave" y que los perjudicados por la medida para proteger al lobo perjudica a las zonas donde ya lo hay y también hay riesgo para la agricultura. "Lo que prentenden es que esas zonas que quieren que colonice el lobo pretenden que se repueble la fauna silvestre y que alimente al lobo, y la agricultura va a quedar perjudicada porque esos animales, herbívoros y omnívoros como el jabalí, van a atentar contra nuestros cultivos", ha dicho Juan Luis Delgado de Asaja.

 

Sólo un año después de la tractorada contra las medidas del Gobierno, y tras haber dado el todo por el todo durante la pandemia, los elogios al comportamiento del sector primaria para asegurar el abastecimiento no han impedido nuevas medidas que el sector cree que van en su contra. El detonante ha sido la decisión de proteger al lobo totalmente en todo el país, algo que lleva demandando Europa desde hace años, pero la realidad es que al margen de los que genera el cánido depredador los problemas del campo siguen siendo los mismos y afectan a un tejido económico vital para provincias como Salamanca.

 

"Es un problema serio para provincias como Salamanca y tenemos que intentar que no se apruebe la estricta protección del lobo. Tenemos que hacer entrar en razón a la ministra Teresa Ribero y a su minsiterio, que es de reto demográfico, que se le olvida. Si nos cargamos la agricultura y la ganadería, los pueblos y esta provincia van a salir muy perjudicados porque somos los que mantenemos la economía en general. Si los agricultores caemos, detrás vendrá el tejido económico de toda la provincia", ha dicho Delgado, presidente de una de las organizaciones convocantes, que augura problemas de seguridad ciudadana por el aumento de lobo y problemas económicos.

 

Las organizaciones critican que se tome la medida sin consultar con nadie y "imponiendo una especial protección del lobo que no podemos permitir". "El lobo está haciendo mucho más daño de lo que nos reconoce la administración porque muchos no se denuncian por los trámites, el ganadero desiste de cursar sus denuncia, hay ataques sin registrar, el daño es mucho más del que tiene constancia la administración. El lucro cesante tampoco se contabiliza, el lobo ataca un rebaño y mata siete ovejas, pero otras tantas sufren un estrés que genera pérdidas económicas al ganadero", explican desde Coag.

 

Los agricultores denuncian que Esaña tiene "por encima de 250 manadas, 300 mandas, cuando Alemania tiene 90, no puede ser que tengamos una superpoblación de lobo porque el territorio no lo aguanta". "O rectifica o que la destituyan del cargo", han pedido.

 

"No entendemos la cerrazón de este Gobierno en atacar a la gente del campo que somos los que damos de comer, durante la pandemia hemos cumplido", lamentan desde UPA, que auguran que "el lobo va a ocupar zonas donde no tiene sentido que esté y que todo el alimento que consiga será a base de cazar reses". "Están atacando el medio de vida de agricultores y ganaderos, dejaremos de serlo, y no nos va a dar de comer el lobo. Ya está bien de este ataque a ultranza", ha dicho el representante de UPA que lamenta que se haya tomado la decisión sin contar con la comunidad que tiene más lobos, Castilla y León. "No nos oponemos a que haya lobo, tiene que estar donde tiene que estar, no en todos los sitios", ha terminado.

Concentración campo en Salamanca (Foto: Arai Santana)
Ver album