Actualizado 19:00 CET Versión escritorio
Salamanca

El campo de fútbol de Garrido se despide del césped 'rompe rodillas' con muchos años de retraso

MUNICIPAL

La concejalía de Deportes, que el año pasado fue incapaz de ejecutar las obras, tiene previsto sustituir este verano el césped más viejo de Salamanca: fue instalado en 2001.

Publicado el 31.05.2018

El campo de fútbol de Garrido 'Vicente del Bosque' tendrá al fin un césped en condiciones. La obra se va a ejecutar este verano una vez acaben las competiciones y terminará con años de quejas por un cambio que no terminaba de llegar por culpa de una mala gestión de la concejalía de Deportes del Ayuntamiento de Salamanca. De hecho, la obra estaba prevista para el pasado verano, había presupuesto y desde junio de 2017 incluso tenía proyecto; el contrato estaba pendiente desde el mes de marzo, pero al área del concejal Enrique Sánchez-Guijo le 'pilló el toro' y se licitó tarde la obra. Sin contrato, no se podía ejecutar.

 

Ahora, llega al fin el momento del cambio, un año después de lo previsto. El concejal ya ha explicado en comisión informativa municipal que la obra se hará este verano y que empezará en cuanto acaben las competiciones deportivas. De hecho, no se celebrará el campus Vicente del Bosque, que ya el verano pasado se trasladó para permitir la obra... que luego no se hizo.

 

El problema de este césped artificial es que estaba en muy malas condiciones. Instalado en 2001 (el resto de la instalación se hizo después) es el más veterano de los de césped artificial de toda la ciudad: fue el primero de este tipo en un campo municipal. Su uso ha sido intensivo y hace tiempo que, al observarlo, predomina más el negro de las bolitas de caucho que lo forman que el verde que lo tintaba para asemejarse a una pradera de hierba natural. Basta un pequeño paseo a pie de campo para comprobar que las líneas ya casi están borradas y que hay agujeros en el material que dejan ver el cemento sobre el que se puso.

 

El nuevo césped será de nueva generación, pero el actual no lo es. Cuando se empezaron a instalar estos campos hace más de quince años, los materiales no estaban tan desarrollados y la tecnología disponible se tradujo en campos duros que provocan plagas de lesiones: desde las más graves de rodilla a dolencias de articulaciones en general. Y con ello han tenido que convivir los 300 chavales que lo usan a diario.

 

Ahora se va a sustituir la 'moqueta' (la base está en buen estado) por un nuevo césped de útima generación para cuyo suministro se pedirán especificaciones FIFA. Junto a la reposición de césped artificial se realizarán, entre otras, diversas mejoras referidas a la protección lateral contra salida de balones, modificación del sistema de encendido eléctrico del campo y cerramiento parcial de acceso a la instalación deportiva. El plazo para la ejecución de las obras es de ocho semanas.

 

 

Los cambios en el campo

 

Para evitar la salida de balones altos al exterior, principalmente por la banda frente a la grada y los fondos en esquina con esta, se proyecta la colocación de una malla de poliamida situada a 6 metros de altura. Es el doble que la actual, que no puede impedir que muchos balones se pierdan fuera del campo.

 

Se proyecta también modificar el sistema de encendidos de alumbrado artificial del campo. Se mantienen las torretas y elementos, pero ahora se orientarán para que la iluminación sea óptima en caso de usar el campo en su modalidad de dos terrenos de fútbol 7, en transversal con el campo principal.

 

El campo puede acoger simultáneamente dos partidos de futbol 7, para ello en la actualidad existen cuatro porterías plegables que en su uso y en las acciones de extender y recoger se han ido deteriorando por lo que se va a proceder a su reposición por otras de similares características y anclajes idénticos a las instaladas.

 

En la actualidad el campo dispone de dos banquillos para los entrenadores y jugadores suplentes de los equipos, pero en los partidos de una mayor entidad es necesaria la presencia de delegado de campo y personal auxiliar, por lo que se proyecta la colocación de un tercer banquillo con fondo y laterales cerrados similar a los actuales.

COMENTARComentarios