El cambio en parques y jardines pone sobre la mesa 25 millones de uno de los mayores contratos municipales

El Ayuntamiento ultima el nuevo pliego de condiciones del millonario contrato de parques y jardines, en manos de Eulen desde hace años, y que se abre a la competencia. No se ha concedido la prórroga por el descontento con el servicio. El contrato expira en agosto, pero no dará tiempo a cambiar de empresa.

El millonario contrato municipal de parques y jardines, una jugosa adjudicación de más de 25 millones de euros, va a ser objeto de competencia en breve porque el Ayuntamiento de Salamanca está ultimando el nuevo pliego de condiciones. El objetivo es tenerlo listo en breve, como ha dicho el concejal delegado de contratación, Carlos García Carbayo, para que pueda salir a concurso aunque será difícil lograrlo antes de agosto, cuando finaliza el plazo de su ejecución por parte de la actual concesionaria, Eulen.

 

Las labores de parques y jardines, de hecho, tendrán que seguir siendo ejecutadas por la misma empresa durante un tiempo porque es más que probable que no de tiempo a completar el proceso para la nueva adjudicación. Eso, a pesar de que el Ayuntamiento de Salamanca decidió hace meses que no iba a permitir la prórroga del contrato, comtemplada por otro lado, y que sumaba a los cuatro de duración ordinaria otros dos. Lo normal en casi todos los casos es que la prórroga se contemple como una parte más de la duración del contrato y que se agoten, pero no ha sido así en este caso.

 

Según las explicaciones que ha dado el equipo de Gobierno en las comisiones informativas, el Ayuntamiento no está satisfecho con el resultado del mantenimiento de parques y jardines y ha recibido quejas ciudadanas. Ha bastado para decidir la denegación de la prórroga a Eulen y para abrir a la competencia este jugoso contrato.

 

La empresa lleva años asumiendo estas labores. El último contrato lo firmó hace cuatro años por 27 millones de euros, contando con los dos años de prórroga que ya no tendrá. El contrato incluía labores de conservación de las zonas verdes, arbolado viario y jardineras, juegos infantiles, mobiliario urbano, fuentes y vivero municipal, por un lado; y a trabajos de limpieza y trabajos a realizar por valoración de obra realizada, por otro. De este modo, se podría sacar por lotes para que pudieran concurrir más empresas que si se hace de manera conjunta: por su alto importe, serían pocas las empresas que podrían presentar garantías técnicas y económicas.

 

En cuanto a las condiciones, habrá que esperar a conocer detalles. La duración podría ser la actual, de cuatro años más dos de prórroga; la nueva empresa concesionaria tendría que subrogarse obligatoriramente a los contratos de la actual plantilla, formada por casi un centenar de personas; y es probable que tenga que someterse  a mayores controles de calidad del servicio y de ejecución del contrato.