El cambio de empresa provoca importantes retrasos en la renovación de los cursos de natación

Colas para renovar los carnés de los cursos de natación el pasado enero.

Los usuarios están renovando sus carnés con inscripciones a mano y tras esperar largas colas desde el primer día de plazo. La nueva concesionaria no da validez a las antiguas tarjetas y ha cambiado algunos requisitos, lo que todavía hoy está generando grandes esperas.

Colas de más de una hora es el peaje que están pagando muchos usuarios de las piscinas municipales para renovar su inscripción en los cursos de natación que se imparten en las piscinas municipales. El motivo, las dificultades de la nueva empresa concesionaria, que se estrenaba con la gestión de estos cursos y que se ha visto desbordada, en parte, por el cambio de algunos de los requisitos que piden y por la pérdida de validez de los carnés hasta ahora vigentes.

 

La situación se ha producido desde el pasado lunes, cuando se abrió el plazo para renovar los carnés que permiten participar en los cursos de natación que se dan en las piscinas de Garrido y La Alamedilla. Ese día 29 de diciembre la nueva empresa concesionaria, la UTE entre Clequali y Enjoy Wellness, empezaba a gestionar las inscripciones para los cursos que, según la previsión en la web de deportes del Ayuntamiento de Salamanca, deben empezar el próximo día 7 de enero. Para entonces deberá haberse completado el proceso para que los usuarios que ya acudían a cursos puedan volver a apuntarse. No obstante, no va a ser fácil que todo esté listo porque, además, el día 7 empieza el plazo para cambiar de horarios o nivel y a partir del día 9 están previstas las nuevas inscripciones.

 

El motivo de los problemas tiene que ver con el cambio de empresa gestora, ya que las piscinas han pasado de Eulen a esta nueva concesionaria; el contrato se firmó esta misma semana, con el plazo de inscripción en marcha. El primer día de renovaciones, el lunes, ya causó importantes colas que se han repetido los días 30 y 31 de diciembre; esos días el personal tuvo que dejar de admitir inscripciones pasadas las ocho de la tarde, lo que obligó a muchos usuarios a permanecer hasta tarde en las dependencias de las piscinas de Garrido para renovar su inscripción.

 

Cartel anunciando que no se admitían más inscripciones, el día 30 por la tarde.

 

Este día 2 de enero, primero de tramitación del nuevo año, se han repetido las colas y a mediodía de hoy había cerca de un centenar de personas esperando en las oficinas de la piscina de Garrido para llevar a cabo el trámite entre quejas de los afectados, que no entendían algunos de los cambios obligados por la nueva gestión y se quejaban de las largas esperas.

 

Entre los problemas, el hecho de que las inscripciones se han hecho a mano los primeros días y algunos cambios aparejados a la transición entre las dos gestiones; los carnés válidos hasta ahora, expedidos por Eulen, ya no valen y la forma de pago es ahora por cargo en cuenta corriente, lo que obliga a aportar cartilla o número completo de cuenta, incluido el IBAN para la gestión electrónica.

 

Además, hay cierta confusión con las fechas y horarios de tramitación de las renovaciones, ya que el anuncio colgado en la web municipal no coincide exactamente con el que está colgado en papel en la entrada de las piscinas de Garrido.

 

La UTE entre Clequaly y Enjoy Wellness ha asumido recientemente la gestión de las piscinas para los próximos años después de 15 de gestión de Eulen. El contrato es por diez años en los que el Ayuntamiento de Salamanca pagará unos 750.000 euros/año en concepto de compensación por el déficit de explotación que generan las instalaciones al regirse por precios públicos.