El 'cambio de chaqueta' que ha dejado a Calviño y Sánchez sin la presidencia del Eurogrupo

Nadia Calviño, ministra del Gobierno de España.

Calviño asegura que tenía 10 votos 'apalabrados' y que algunos de los que se comprometieron con ella cambiaron. "Estas cosas pasan", admite la ministra que evita hablar de "traición".

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y para la Transformación Digital, Nadia Calviño, ha asegurado este viernes que España "tenía apalabrados al menos 10 votos" en la votación de ayer para que fuera nombrada presidenta del Eurogrupo. "Pero al final alguno de los ministros no hizo lo que dijo que iba a hacer", ha añadido la vicepresidenta, que ha afirmado que "estas cosas pasan" y que el Gobierno español sabía desde el principio que conseguir la Presidencia del Eurogrupo "iba a ser una lucha complicada".

 

La vicepresidenta no ha querido hablar en ningún momento de "traición" y ha recordado además que el voto era secreto y telemático. "Es imposible saber (quién cambió el voto), no merece la pena especular. Pasemos página", ha dicho Calviño, que ha insistido en que era una carrera complicada.

 

"Partíamos con importantes desventajas porque hay una mayoría de gobiernos del Partido Popular en Europa, porque ya veníamos de una Presidencia de un país, no sólo del Sur, sino de un país hermano; nunca ha habido una Presidencia de un país grande precisamente porque el sistema de voto da más peso a los países pequeños, por no hablar de que soy la única mujer en esa mesa", ha argumentado Calviño en declaraciones a Onda Cero, la SER y RNE recogidas por Europa Press.

 

La vicepresidenta ha indicado que ganar la Presidencia del Eurogrupo habría sido la "primera vez de muchas cosas": primera mujer presidenta del Eurogrupo, primera vez de un país grande y primera vez que se hubiera repetido un presidente del Eurogrupo de la misma zona geográfica y del mismo partido político. "Hubiera sido un cambio muy importante respecto a lo que se venía repitiendo hasta ahora", ha apuntado.

 

La lectura que hace Calviño sobre el resultado de la votación de ayer es que los países pequeños se unieron en torno a un líder y que el Partido Popular Europeo "consiguió arrastrar" a varios gobiernos de corte liberal. "El PPE se empeñó e invirtió mucho para conseguir el apoyo al candidato de Irlanda" Calviño ha asegurado que "se queda" con los nueve votos conseguidos tanto de países grandes como pequeños, del Norte y del Sur, de países gobernados por liberales, por el Partido Popular Europeo y con el apoyo de toda la familia del Partido Socialista.

 

España no sale debilitada

La vicepresidenta ha agradecido el apoyo que recibió su candidatura de países "muy potentes", como Alemania, Francia, Italia, Portugal y Grecia. "Me quedo con haber tenido un apoyo importante que representa de hecho más del 80% del PIB europeo y de la población europea. Era una candidatura que tenía detrás un peso muy importante", ha subrayado.

 

Preguntada por si su imagen dentro del Gobierno queda "debilitada" tras su derrota en la votación de ayer, la ministra ha asegurado que no hace esa lectura en absoluto, al igual que tampoco interpreta que el no haber conseguido la Presidencia del Eurogrupo debilite a España de cara a a la negociación en Europa del fondo de reconstrucción.