El caballo no tiene la culpa...