El C-101 siniestrado en Murcia, un avión de enseñanza y vuelo acrobático con 40 años de servicio

El piloto del avión siniestrado en Murcia ha fallecido. Era el comandante Eduardo Fermín Garvalena, piloto de la Patrulla Águila que cuenta con una experiencia de más de 2.000 horas de vuelo.

El comandante Eduardo Fermín Garvalena, piloto de la Patrulla Águila ha fallecido después de estrellarse el caza que pilotaba sobre las aguas de La Manga del Mar Menor en Murcia. El siniestro de este jueves es el segundo de este modelo de avión en los últimos meses. El anterior tuvo lugar el 26 de agosto del pasado año en un accidente en el que falleció el comandante Francisco Marín, piloto de la Patrulla Águila e instructor del Ejército del Aire.

 

El C-101 llegó al Ejército del Aire para sustituir al anterior reactor de enseñanza, el T-6 (Texan). De la mano de la antigua CASA, los cuatro primeros aparatos se incorporaron a San Javier en marzo de 1980.

El C-101 es un avión de entrenamiento avanzado que permite a los pilotos una formación aeronáutica completa desde las primeras fases de vuelo hasta la transición a los aviones de combate.

Está construido totalmente en España y sus buenas características aerodinámicas, fiabilidad, facilidad de manejo, bajo coste de operaciones y completa instrumentación le convierten en un avión muy adecuado para el vuelo de enseñanza y el vuelo acrobático.

El primer C-101 de serie voló el 8 de octubre de 1979 y los cuatro primeros ejemplares fueron entregados oficialmente al 793 Escuadrón de la Academia General del Aire de San Javier el 17 de enero de 1980, donde recibieron la denominación E-25.

Actualmente esta aeronave presta su servicio a la Academia General del Aire (AGA), al Grupo de Escuelas de Matacán (GRUEMA) y al Centro Logístico de Armamento y Experimentación (CLAEX).

Los C-101 también son utilizados por la Patrulla Águila para sus exhibiciones acrobáticas. Sus aparatos tienen instalado un sistema generador de humo blanco y de color con el que habitualmente 'pintan' en el cielo la bandera de España.

 

CAE EN LA MANGA

 

Este jueves 27 de febrero, un avión de la Academia General del Aire ha caído al mar frente a la costa de La Manga, en Murcia. Se trata de un avión C-101, el caza que usan habitualmente los pilotos de la Patrulla Águila y con el que entrenan los alumnos de la Academia del Ejército del Aire.



El piloto era el comandante Eduardo Fermín Garvalena, de la Patrulla Águila. Garvalena es el responsable del 'solo' de la patrulla, el encargado de llevar el avión a sus límites de la forma más segura y espectacular. Está casado y tiene tres hijos.

 

En el año 2017 se incorporó a la Academia General del Aire en San Javier. En el exterior, ha participado en la misión de Policía Aérea del Báltico en Lituania en el año 2016 y en la Operación Atalanta en Yibuti en 2018. 

 

Efectivos del Servicio Aéreo de Rescate (SAR) del Ejército del Aire y de la Guardia Civil se han sumado al operativo de rescate. La Guardia Civil ha movilizado al lugar unidades del Grupo de Actividades Subacuáticas (GEAS), una patrullera de la Benemérita y efectivos terrestres para colaborar en el rescate.

 

Es el tercer accidente de una aeronave de la Academia General del Aire en los últimos meses. Los dos anteriores tuvieron lugar en los meses de agosto y septiembre en sendos accidentes en los que fallecieron sus tripulantes.

 

El primer siniestro se produjo el 26 de agosto y también fue un C-101 el que cayó al mar frente a la costa de La Manga. En el accidente falleció el comandante Francisco Marín, piloto de la Patrulla Águila e instructor del Ejército del Aire.

 

El segundo tuvo lugar pocas semanas después, el 18 de septiembre, en aguas del Mar Menor. En él perdieron la vida el comandante Daniel Melero y la alférez alumna Rosa María Almirón. En este caso la aeronave siniestrada fue una de enseñanza elemental de la AGA, modelo Tamiz.