El brazalete azul que pide respeto cuando sale a la calle, es por necesidad y no por gusto
Cyl dots mini

El brazalete azul que pide respeto cuando sale a la calle, es por necesidad y no por gusto

Azul como señal

Las personas con transtorno de conducta como el autismo tienen permiso para salir a la calle como consecuencia de una fuerza mayor o situación de necesidad y por eso piden respeto y no recibir recriminaciones como se están encontrando. Así se identifican. 

Son las propias familias de estas personas las que han dado un paso más y han decidido visibilizar su condición usando un brazalete azul para amortiguar y evitar que les increpen desde las ventanas.

 

El color azul es un símbolo del autismo. Representa de alguna manera lo que viven a diario las familias y las personas con este síndrome. "Hay veces que el azul es brillante como el mar en un día de verano, y otras veces, ese azul oscurece y se disipa como un mar de tempestad".

 

En muchos casos salir a la calle para estas personas es una auténtica necesidad y tienen permiso para ello en esta situación de excepcionalidad.  En todo momento, deberán respetar las medidas necesarias para evitar el contagio y además presentar el certificado de discapacidad si así lo requieren las autoridades. Además, ellos mismos se identifican por el color azul, quieren que cesen los insultos desde los balcones cuando salen a la calle.

 

 

En un primer momento, esta medida para todas aquellas personas con autismo o transtornos de la conducta no estaba recogida en el Real Decreto del día 14 de marzo. Dicha laguna, ponía a voluntad de las autoridades el permiso para transitar por la vía pública de manera segura a este colectivo y sus familias.

 

De esta forma, las Asociaciones de Autismo y Cermi España negociaron con el Ministerio del Interior la autorización de forma expresa, a todas las personas con Autismo de salir a la calle. Por ello, desde el pasado día 20 de marzo, el Real Decreto habilita a las personas con discapacidad, que tengan alteraciones conductuales, que puedan verse agravadas por la situación de confinamiento derivada de la declaración del estado de alarma, además de a un acompañante, a circular por las vías de uso público, siempre y cuando se respeten todas las medidas impuestas para evitar el contagio.

 

Cabe recordar, que son personas que "debido a su transtorno requieren mantener rutinas de manera estricta o andar o correr como medida terapéutica para rebajar la ansiedad y regularse sensorialmente". No es por gusto, es por necesidad. El color azul los diferencia, para que su pequeño y necesario paseo se realice sin ningún tipo de insulto.