El Barça mantiene el puso a LaLiga a costa de descender al Espanyol

Los pericos bajan a Segunda tras 26 campañas seguidas en Primera y disputarán su quinta temporada en el 'infierno' tras un año aciago.

El FC Barcelona ha ganado este miércoles al RCD Espanyol (1-0) en el Camp Nou, en la jornada 35 de LaLiga Santander, para llevarse un 'último' derbi y apretar algo al Real Madrid en la lucha por el título y enviar a su rival a Segunda, ya que los 'pericos' consuman su descenso con este tropiezo en un duelo en el que fueron de más a menos.

 

Después de 26 temporadas consecutivas en Primera, el RCD Espanyol bajará a los infiernos de Segunda tras confirmarse esta noche lo que más que un augurio era una apuesta segura sin fecha de confirmación. Y será el 8 de julio de 2020 esa fecha en la que los blanquiazules sufrieron su quinto descenso a Segunda, y en casa del eterno rival.

 

El Barça, al llevarse este derbi bastante soso y de escasas ocasiones, sigue en plena lucha por LaLiga Santander y presiona al Real Madrid (que juega este viernes contra el Alavés en el Alfredo Di Stéfano) al situarse a un solo punto en la tabla. Eso sí, ganó el derbi no sin sufrir, encerrado atrás y defendiendo su escueto 1-0, arriesgando incluso seguir en esa pelea por el título.

 

Pese a la sombra del descenso, el Espanyol fue mejor que el Barça en la primera parte y perdonó el triunfo. En una gran contra, iniciada con pase de Raúl De Tomás para Dídac Vilà a la espalda de Gerard Piqué, primero fue Marc-André Ter Stegen quien desvió un rechace de su compañero Clément Lenglet que iba dentro y, luego, vio cómo el palo rechazaba el disparo posterior de Dídac.

 

Fue, sin duda, la mejor ocasión de la primera parte. El Espanyol también tuvo una ocasión previa a esa doble al borde del descanso, y es que en el minuto 10 Ter Stegen sacó un pie derecho espectacular para desviar a córner el disparo de Embarba, que había ganado por velocidad a Sergio Busquets y a Piqué.

 

Por parte del Barça, Leo Messi no afinó puntería en una falta directa, Luis Suárez se durmió antes de rematar un gran pase de Antoine Griezmann y su disparo terminó en córner, y a Sergi Roberto le faltaron pocos centímetros para remtar, con todo a favor, otro centro del atacante francés, siendo el mejor de los suyos hasta el descanso.

 

ANSU FATI, REVULSIVO EXPULSADO

 

Con el empate, Quique Setién optó por dar entrada al descanso a Ansu Fati, entrando por Nelson Semedo y situando a Sergi Roberto en el lateral derecho. El canterano, junto al tridente ofensivo, tenía como misión abrir huecos y aprovechar su explosividad.

 

Pero en una dura entrada sobre Calero fue expulsado con roja directa, tras visitar Munuera Montero el VAR. Dos minutos después, el canterano blanquiazul Pol Lozano fue expulsado, también tras revisar el colegiado en el VAR su entrada, también muy dura, sobre Piqué.

 

Con el partido igualado numéricamente, Luis Suárez abrió la lata y lo desigualó en el marcador. Griezmann la tocó para Messi, su disparo acabó desviado en botas de su amigo Suárez y, el uruguayo, marcó su gol número 11 contra el RCD Espanyol, un gol que metía de nuevo al Barça en la lucha por LaLiga y prácticamente enviaba a los 'pericos' a Segunda, pese a quedar más de media hora de juego.

 

Mientras que Diego López evitó el 2-0 con una gran parada, firme, a un voleón de Leo Messi desde la frontal del área pequeña, Marc-André Ter Stegen no tuvo apenas trabajo para defender sus redes. Eso sí, un remate de Raúl De Tomás, de cabeza, le pasó por encima y fue Piqué quien envió a córner el balón, evitando un posible remate de Campuzano.

 

Los últimos minutos del RCD Espanyol en Primera, por lo menos hasta un posible regreso a LaLiga Santander, fueron valientes pero sin acierto, sin ideas certeras. El Barça se dedicó a esperar el pitido final del árbitro, viendo que, al estar con 10, no era necesario gastar demasiada energía. Y, Bernardo, casi empató en la última jugada. Así se cerró este derbi, así se cerró esta etapa del Espanyol entre los mejores.