El Barça, a dos partidos del título

SE LIBRA DE UNA PESADILLA. El choque ante el Tenerife parecía fácil, pero sufrió mucho para sacarlo adelante. TENSIÓN. El gol de Bojan quitó el miedo que atenazaba al equipo después del 1-1
EFE /Barcelona

Noche de tensión en el Camp Nou, donde el Barcelona vivió angustiado un partido que le parecía fácil pero que se le ha complicó hasta que los goles de Bojan y Pedro desatascaron un choque que tenía pinta de convertirse en una tragedia para los barcelonistas. Al final, un 4-1 que pudo haber tenido otro signo, ya que casi todo lo que hizo el Tenerife en ataque se ha convertido en una pesadilla para los barcelonistas.

Pedro, una noche más, fue un jugador providencial. Falló un contragolpe en solitario, minutos después arrebató un balón a un rival cuando el 2-2 parecía una realidad y en la jugada siguiente marcó el 3-1.

El Barcelona salió a intimidar a un Tenerife que dejó en el banquillo a su goleador Nino y situó a Kome sólo en punta, por delante de dos líneas de cinco jugadores. La idea de José Luis Oltra estaba clara desde el inicio: cerrar cualquier línea de pase y lanzar contras en busca de la aventura. El dominio y control del balón fue del Barcelona, que evidenció problemas para generar acciones de gol. Marcó tras un gran pase de Xavi a Alves. Éste colgó al centro del área donde Ibrahimovic bajó el balón y encontró el acierto de Messi, que elevó lo justo.

El trabajo parecía encarado para los azulgrana, y más aún pensaban estos cuando en una clara acción de gol en el 35 liderada por Maxwell, el brasileño optó por la peor de la soluciones, cuando Ibra estaba sólo. Del posible 2-0, el Barcelona se encontró con el empate en una jugada en la que Puyol acabó enredado con el balón en los pies y dio un mal pase que aprovechó Kome para lanzar un balón al argentino Román Martínez, quien esta vez no falló ante la salida de Valdés para batirle (1-1).

El Barça notó el golpe y jugó unos imprecisos últimos minutos de la primera parte, hasta que en el arranque del segundo tiempo Guardiola dio entrada a Pedro en lugar de Piqué, con una contusión.

El Barcelona, sin embargó, volvió a salir con el tono bajo y los minutos empezaron pesarle como losas. Finalmente el Barcelona vio la luz ante tanto nubarrón cuando Alves se sacó un pase en profundidad que completó Bojan con un durísimo disparo que se ha colado en la meta de Aragoneses (2-1). Era un gol reparador. Pedro situó el 3-1 gracias a un gran tanto que devolvió el pulso a un Camp Nou atemorizado, después de que el Tenerife marcase un nuevo tanto, aunque anulado por fuera de juego y Lionel Messi, en la última acción del partido, marco el definitivo 4-1 y su segundo gol de la noche.